Contra la dominación, o contra el sistema tecno industrial?

This entry was posted by on Jueves, 22 marzo, 2012 at

Escrito por Rabia y Acción / Culmine

-Última editorial de Rabia y Acción.
-Saludos de Culmine al último número de Rabia y Acción
-Nota de Culmine a la última editorial de Rabia y Acción
-Respuesta de Rabia y Acción a nota de Culmine
-Comentario (ir)racional a la última editorial de Rabia y Acción por Delirums Tremens


Ultima editorial de Rabia y Acción

Este numero diez de la Rabia y Acción será el ultimo en ser publicado. Porque? Porque simplemente todo proyecto llega a su fin, es por eso que hemos decidido trazar el ultimo renglón en esta publicación que si bien es cierto, a muchos les ha servido como una herramienta para crecer en sus análisis críticos en contra del sistema, otros mas la han criticado de buena y de mala manera, sea como sea nosotros hemos aprendido muchas cosas de esta experiencia con esta publicación.

Las razones por las que hemos tomado esta decisión, son variadas, son extensas, las cuales trataremos de explicar en esta editorial.

Queremos recalcar que ese texto es una dura critica a todo lo que nos parece semi-radical, reduccionista e izquierdista, para todos aquellos que se dispongan a leerlo les adelantamos que tal vez no les gusten muchas cosas que se dirán; las personas están acostumbradas a que les llenen la cabeza con mentiras y cuando alguien se atreve a cuestionarlos llegan las incomodidades y por consecuente se sienten ofendidos.

Con esto no queremos insultar a nadie pues sabemos que nuestras palabras harán eco en muchas mentes; esta no es una critica destructiva (pero a la vez si, pues se pretende destruir y desquebrajar todas las ideologizaciones izquierdistas) es mas bien una critica dura y real para todos aquellos que quieren seguir por este camino (defensa de la naturaleza salvaje incluida la humana y por ende consecución de la libertad individual y colectiva en su grupo de referencia inmediata), pocos lo sabrán comprender, ser prudentes, racionales, aceptar y avanzar en esa critica realmente congruente contra el sistema tecno-industrial.

1) Comienzos:

1a) Liberación animal: Una lucha reduccionista

Esta revista lleva desde hace algunos años publicándose en internet, desde el primer numero solo teníamos una visión, a decir verdad muy sentimentalista y de típicos animalistas que apoyan las acciones del FLA y demás grupos semi-radicales que se basan en la supuesta “liberación” de uno o varios animales sin darse cuenta que esa “lucha” es inútil pues no se centra en el verdadero problema que es la tecnología y la civilización.

La “lucha” por la “liberación animal” desde hace bastantes años se ha ido expandiendo a diferentes países ahora de habla hispana. Muchos individuos la han llevado a la práctica y se han dado algunos supuestos “duros” golpes a las industrias de explotación animal, que si bien es cierto esto no ha servido de nada y ni servirá, el sistema puede sobrevivir sin las industrias que generan domesticación para los animales y para el consumismo exacerbado. Esto es más que visible ya en muchos sitios del globo, ahora se produce más soya, más harina de gluten, más productos orgánicos para las exigencias de la población, la moda psedo-ecologista del “cuidado al medio ambiente” y del veg(etari)anismo se hace mas que presente cada día mas; si los supuestos radicales lograran “destruir todas las jaulas” (como ilusamente dicen) y las industrias peletera, cárnica, de la vivisección, del espectáculo, del deporte dejaran de existir por acciones de los extremistas todo seguiría igual pues el sistema tecnológico industrial seguiría de pie, seguiría teniendo las mismas ganancias con los productos alternativos y por consiguiente seguiría el avance de la civilización y del progreso.

1b) El radicalismo izquierdista como escape psicológico

Y si algún día se lograra el objetivo de estas personas y grupos, y desapareciera la domesticación de animales por medio de las grandes industrias, estamos seguros que estos activistas buscarían alguna otra forma para poder seguir poniendo en práctica su ciego radicalismo. Porque? Porque en él (en el acto de destruir) encuentran un escape a sus frustraciones psicológicas, dicen que cuando liberan a un animal de su jaula o hacen algún acto de violencia se “liberan” o se sienten “libres”, cualquier persona que diga esto es un izquierdista del tipo sobresocializado que como no encuentra alguna otra forma de sacar sus frustraciones lo hace de esta manera pues en él encuentra un acto de realización personal con un objetivo inconscientemente (o conscientemente) artificial.

Sus desviaciones psicológicas están más que claras, supuran sentimientos de inferioridad, sienten que su vida es nada y por eso descargan esas frustraciones en sus supuestas causas para darle un sentido a su vida. Aunque ese sentido se base en torpes ideologías. “Si yo vivo de ilusiones, tu vives de excusas” patética frase que solo hace ver que la lucha que libran se basa simplemente en falsas esperanzas, fe a ciegas.

Estos semi-radicales no se dan cuenta que al reivindicar y compartir sus ideas (fotos y videos) a la prensa o a cualquiera que pueda leer sus palabras, están también haciendo que la gente vea que maltratar a un animal o tenerlo en cautiverio es algo inmoral, inhumano y no civilizado, pero esto solo juega el papel que quiere el sistema que juguemos, que le sociedad exija nuevas leyes para que se les de un trato menos sádico a los animales que consumen y así el sistema, si cumple dichas exigencias, pueda desarrollarse sin problema alguno. Así, indirectamente, los liberacionistas (como se hacen llamar) hacen que el sistema se reforme para que sea aceptado por la mayoría de la sociedad, por lo que su lucha es meramente izquierdista.

1c) Falta de adaptabilidad de los animales en cautiverio y el impacto ecológico

Muchos de estos activistas, tienen muy arraigado el sentimentalismo exacerbado, no soportan ver a un animal sufriendo, no pensando que el sufrimiento es una consecuencia de estar vivos. Al ver la situación del animal, estas personas se arriesgan a ser detenidos por una causa meramente reduccionista y se proponen entrar a ese lugar a sacar a los animales.

Su altruismo casi cristiano los ciega completamente y los convierte en los activistas bien intencionados que se exaltan a si mismos cuando se fotografían con sus “liberados”.

El termino liberacionista es algo que no compartimos, dicen rechazar el termino héroe, salvador o mesías y es en lo que se convierten con este tipo de actos.

Con esto, hay que tomar en cuenta, que muchas liberaciones animales que se realizan se dan de una forma irresponsable, la adaptabilidad de los animales en cautiverio en muchas ocasiones tiende a tener severas fallas o deficiencias. En vez de que el animal “disfrute su libertad” fuera de la jaula (como ellos dicen) reciente de una manera extrema las consecuencias irresponsables de los salvadores.

Otro de los puntos son los animales sacados de laboratorios, en los cuales se han probado infinidad de sustancias, seria un error muy grave sacar a un animal del que no se sabe a ciencia acierta a que ha sido sometido por la medicina. Un animal sacado de un laboratorio que es soltado en la naturaleza podría a la vez, generar serios problemas en el ecosistema, nuevas enfermedades podrían surgir si ese animal fuera comido por otro o este comiera o hiriera a otros cuantos. Lo mismo pasaría si este animal conviviera con humanos, los riesgos de contagio serian equivalentes o peores.

El equilibrio natural es frágil y eso es lo que no ven muchos mesías cuando sueltan por ejemplo a miles de visones en bastas zonas en donde el impacto ecológico podría ser grave. Los visones son carnívoros y aunque hayan estado toda su vida en cautiverio aun no pierden todos sus instintos salvajes (esto esta documentado) si tomamos en cuenta que por ejemplo 500 de 3000 visones sobreviven después de ser soltados, el impacto ecológico que esto traería de todas maneras seria grande.

Los visones salvajes al cazar a sus presas podrían acabar con la mayoría de ellas (tomando en cuenta que habría mas depredadores aparte de los visones que se convierten en invasores de un ambiente que no es el suyo) y esto los empujaría a emigra a otras zonas, reproducirse, con esto el equilibrio natural se pervertiría. Los activistas que en sus vidas han soltado visones se escudan en justificaciones emocionalistas al decir que millones de seres humanos causan mas deterioro ambiental que miles de visones corriendo por el bosque. Pero esto es solo una justificación irresponsable, cualquiera puede echarle la culpa a algo más grande escudándose en excusas vagas y sin sentido.

Muchas veces se ha sacado de algunos lugares a animales débiles o con algunas deficiencias en su fisiología, esto hace que un animal sea solo un desecho viviendo dentro de su habitad natural.

Algunos seguro citaran el caso del mono Britches, pero como también se recuerda, aquel mono rescatado por el ALF en 1985 de la Universidad de California fue recluido en un criadero, un habitad artificial construido por la civilización, así como muchos animales llegan a parar a los famosos santuarios (de los cuales abundan en Europa) los santuarios animales que solo son jaulas con barrotes de oro.

1d) El único objetivo

Liberar animales o reivindicar esa lucha son actos de compasión, muchos actos pueden ser compasivos como levantar a un viejito que se cae en la avenida o darle una moneda a un niño que vive en la calle, pero sin duda es una lucha y una reivindicación torpe que los pocos que se atrevan a criticar el sistema en su totalidad tienen que abandonar.

Mencionamos que para nosotros, el acto de tener a un animal salvaje dentro de una jaula es algo que nos causa repulsión, pero eso no lo combatiremos pues estaremos cayendo en los mismos valores del sistema al querer ir por la vida soltando animales sin dar la cara al verdadero problema, el único objetivo para los que se atrevan a ser realmente congruentes debe ser el sistema tecno-industrial, así, sin tapujos.

2) Continuación

2a) Liberación de la tierra: la utopía de los verdes

Ya pasado algún tiempo desde el primer número de esta publicación vimos necesario no solo reivindicar aquella lucha izquierdista de liberación animal (la cual criticamos arriba) sino también fijamos la mirada en la supuesta liberación de la tierra.

Aquella lucha que desde el principio prometió ser verdaderamente radical y alejada de los valores del sistema, resulto ser el mismo desecho.

De igual manera que la lucha por la liberación animal, la lucha por la supuesta liberación de la tierra es una meta completamente imposible. ¿Pretender liberar a la tierra de la civilización y de todo lo que la daña empezando por los contaminantes que aun con “tecnologías amistosas” se producen? (para todos aquellos que se sienten los salvadores liberacionistas empleando esta tecnología) Esto es algo que no cabe en el raciocinio. Y si se pretende liberar a toda la tierra, ¿cuando será esto? Y ¿por cuales medios? Cada día nos damos cuenta de que el progreso tecnológico arrasa todo lo que es potencialmente libre. Y no solo las especies animales, la flora y el ecosistema del cual depende el equilibrio natural, sino que también, aquellas tribus salvajes que viven como hace miles de años en ambientes naturales. Tal es el caso de la tribu de los Yanomami de la Amazonia en la región de Venezuela, los cuales están siendo afectados por enfermedades por la contaminación que esta llegando a la selva amazónica, el bosque tropical más grande del mundo. Los últimos hombres libres, que viven en la naturaleza como los antepasados, están viendo frente a ellos mismos el avance del sistema tecno-industrial y la devastación que causa este.

La posible desaparición de la tribu de los Yanomami es solo un ejemplo de lo que somos para este sistema, o te adaptas o desapareces.

La destrucción y domesticación de la tierra no solo comprende el interés político o cultural, sino también intereses económicos, intereses que sin duda son mucho mas grandes y poderosos que cualquier protesta, dieta o sabotaje, y aun así, se pretende liberar la tierra con estos actos?

Sin duda, la lucha por la liberación de la tierra dejamos de reivindicarla por considerarla una propuesta utópica y reduccionista, que muchas veces no se plantea para nada el rechazo a la tecnología y a la civilización. solo un ejemplo de lo que somos para este sistema, o te adaptas o desapareces.

La destrucción y domesticación de la tierra no solo comprende el interés político o cultural, sino también intereses económicos, intereses que sin duda son mucho mas grandes y poderosos que cualquier protesta, dieta o sabotaje, y aun así, se pretende liberar la tierra con estos actos?

Sin duda, la lucha por la liberación de la tierra dejamos de reivindicarla por considerarla una propuesta utópica y reduccionista, que muchas veces no se plantea para nada el rechazo a la tecnología y a la civilización.

2b) Categorías sin rumbo

Dentro de esta lucha hay un sinfín de categorías, unas afines entre si pero otras mas opuestas.

Algunos apuestan por el biocentrismo, defienden todo lo que les suena vida y rechazan el término muerte, no poniéndose a pensar que la muerte es un proceso natural por lo que pasamos todos los seres vivos de alguna u otra forma.

Aquellos individuos o grupos que se estuvieron basando en combatir la dominación, en vez de combatir algo más inmediato (que es el sistema tecno-industrial) han estado gastando sus energías en combatirla, pues ésta siempre tendrá cabida y mas dentro de personas que nacieron en la civilización, es decir, que tienen arraigados los valores del sistema hasta el tuétano. Así que combatir la dominación es otro imposible.

En estos últimos años también se ha visto un incremento en la consigna “liberación total”, otra de las consignas utópicas y vagas que no se le ve futuro de triunfar (según sus demandas) alguno de estos días. Si la liberación individual en muchas ocasiones se torna complicada y difícil de alcanzar (pues hay muchos factores que la pueden impedir, fisiológicas, psicológicas, y hasta neuronales) mucho menos una liberación para “todos”. Así que de igual manera desechamos esta consigna. Aclaramos que lo que decimos acá son nuestras opiniones, no pretendemos imponer nuestras ideas a los lectores, creemos que aquellos que quieren ser coherentes con sus palabras y acciones tomaran por iniciativa propia las ideas apropiadas para atacar y criticar al sistema tecnológico industrial.

3) y continuamos…

3a) El insurreccionalismo emocionalista

Dentro de nuestras publicaciones también incluimos el insurreccionalismo, el cual ahora queda descartado por la falta de seriedad de este proyecto a lo que nosotros queremos ahora.

Y decimos que tiene falta de seriedad pues en muchas ocasiones este se basa y se justifica en emociones de odio y venganza, lo cual no lo creemos racional y sano para atacar al sistema en su totalidad.

Muchos dirán que todo este rollo de la racionalidad es una mierda, pero somos seres humanos, la única especie que piensa y analiza las situaciones, entornos y consecuencias, y por ende hay que utilizarla. No podemos dejar nuestra vida o nuestras ideas junto con la simpleza, la religión, en decir, la irracionalidad.

Sabemos también, que la vida esta complementada de los sentimientos, la razón e impulsos, pero cada cosa en su lugar, rechazamos basarnos en sentimientos para justificar el ataque al sistema.

De ahí, que tachamos la palabra Rabia desde nuestro pasado numero, pues no nos identificamos ya con la palabra, bien se decía en un texto del pasado numero firmado por Dos humildes marinerxs en el barco de lxs necixs: “cada movimiento [o lucha] se inicia a partir de las ideas básicas o impulsos y, a veces, es sólo en el accionar que se logra afinar el análisis” es así como nosotros empezamos por puros impulsos y en la práctica y tiempo hemos afilado nuestros análisis.

Criticamos todo esto porque nosotros lo reivindicábamos, y que mejor que la crítica de unas personas que por algunos años estuvieron dentro de estos tópicos.

3b) Federados

Es evidente que ha habido un crecimiento durante estos años en lo que respecta al insurreccionalismo, se ha abordado el proyecto de la FAI para que grupos e individuos informales se coordinen y se dé un golpe fuerte, pero esto aun no ha pasado y dudamos que pase si las células dispersadas en el mundo siguen teniendo objetivos ambiguos. De la FAI se pueden aprender experiencias que se pueden retomar en un futuro para un ataque directo contra el sistema en su totalidad.

4) Nuestra propuesta/Conclusión…

A decir verdad sacar una conclusión de todo esto es algo difícil.

A los editores de esta publicación nos ha dolido aceptar la verdad como es, pero la hemos aceptado. Querer dar golpes duros contra el sistema tecno-industrial tampoco ha sido una tarea fácil y esperemos que con el tiempo un golpe verdaderamente fuerte se suscite. Aunque estamos completamente consientes de que con cualquier golpe que se llegara a dar esto no se acabaría o que incluso los estados implementarían medidas más duras para la seguridad de sus universidades y laboratorios (lo que ha pasado en México por los ataques del grupo anti-industrial). Aun así, la lucha por la consecución de la libertad individual y la lucha frontal contra el sistema tecno-industrial continúan vigentes.

Aclaramos que en ningún momento estamos hablando aquí de que acabaremos con el sistema, pero estamos completamente seguros que los ataques se tienen que dar, bombazos, incendios, sabotajes, atentados físicos, asesinatos, todo esto contra la propiedad y las personas que sustentan este sistema de la técnica. Con que fin? Con el fin de intentar defender (no liberar!) a la naturaleza de la artificialidad, no sintiéndonos héroes de la “pobrecita” tierra, sino llegando a la conclusión de que como especie, somos también parte de la naturaleza misma y defenderla es también defendernos a nosotros.

Nuestros antepasados cazadores-recolectores-nómadas emprendieron esta lucha hace siglos, nuestras raíces guerreras nos empujan a defender la naturaleza salvaje (también la humana) que hoy por hoy está siendo invadida por este sistema.

Aun somos seres humanos nacidos de manera natural, cuando seamos producto de la inseminación artificial o seres desarrollados en probetas, esa será ya otra historia, la naturaleza salvaje humana habrá desaparecido (y en este instante está desapareciendo).

Pero por ahora, somos individuos que utilizan la razón para cuestionar y rechazar los valores de este sistema y atacarlo con todos los medios, y así seguiremos.

Esperamos que esta pequeñísima autocritica no se preste a malinterpretaciones y que ayude para algo bueno…

Editores de RyA

Luna llena de Abril de 2011

Descarga Rabia y Acción #10


-Saludos de Culmine al último número de Rabia y Acción

“Para mi la raza humana debería ser aniquilada,
en realidad inclusive nosotros,
dado que considero que es el ser humano
el mayor enemigo de la naturaleza.
Como agente destructor es el más nocivo
para el planeta y por lo mismo merecemos
nuestro propio exterminio”.

Mauricio Morales

Nos ahorramos la lectura de las premisas triviales en torno a todo lo que el actual sistema de dominación continúa haciendo creer al ser humano de que es el centro de los seres vivos y, por eso, está legitimado a utilizar cualquier recurso tecnológico que justifique su fin.

Nos ahorramos, además, el resumen simplista de las distintos períodos históricos y/o prehistóricos (aunque teóricamente estimulantes) en que el ser humano parece haber sido libre de toda forma de dominación (nos parece irrelevante frente a la explosión demográfica evidente y continua).

Culmine, de hecho, siempre compartió las palabras del Punky Mauri, mismas que quisimos citar para dar comienzo a este breve texto. La extinción del género humano sería, en nuestra opinión, unas de las posibles conclusiones de un ecologismo radical, teniendo en cuenta la actual insostenibilidad demográfica en el planeta

Al mismo tiempo, compartimos opinión con aquellos que se niegan a considerar a la naturaleza o a la Tierra como madre y al resto de los seres no humanos como hermanos y hermanas, repudiando así al sistema jerárquico representado por la familia, al igual que todas las instituciones sociales que reafirman, una vez más, los mecanismos de dominación.
Como anarquistas e individualistas estamos convencidos que se tendrá que empezar por la destrucción de conceptos (y prácticas) de “colectivismo”, “masa”, “pueblo”, “sociedad” que, a su vez, crea las categorías de “oprimidos”, “extranjeros, “privilegiados“, “desviados”, etc.

Es el individuo, quien –estableciendo relaciones libres y a su antojo con otros individuos– tiene que poner en práctica su instinto de liberación; liberación, en primer lugar, de los estereotipos que intentan encerrarnos en una casilla predeterminada como “miembros de la sociedad” sin la menor autonomía.

Mientras continuemos utilizando los recursos que esta “sociedad” nos propone o que, más bien, nos brinda como necesarios, no seremos libres sino que seguiremos atrapados en los términos de una mediación continua. Si deseamos rechazar también esta mediación, entonces, no nos queda otra opción que la destrucción: en primer lugar, la destrucción de las ciudades y de todo lo que ellas implican, en particular, a todo lo relacionado con la tecnología y la economía.

Pero, a este nivel de discusión, surgen varias preguntas espontaneas:

¿estamos realmente seguros de llegar a vivir fuera de la urbanización y, aún más, abandonando la ciudad vamos a tener necesariamente ante nosotros algo menos alienante (la domesticación de la Tierra y de los animales)? ¿Intentaremos alguna vez renunciar en serio a la tecnología (¿mataríamos animales para cubrirnos)? ¿Podremos prescindir de cualquier medio de transporte (ya sean tecnológicos, desde nuestra perspectiva anti-civilización o, usando animales, desde nuestra posición como animalistas, veganos y anti-especistas)? ¿Cuál sería el lugar destinado para las computadoras e Internet?

Como veganxs y primitivistas creemos tanto en la liberación de la Tierra como en la de los animales, sin embargo, nunca nos permitiríamos, por ejemplo, obstaculizar en el proceso de depredación natural (animal y vegetal) ni proteger del dolor, del sufrimiento o de la muerte a seres considerados vulnerables, esto significaría secundar (aun involuntariamente) la idea antropocéntrica que identifica al ser humano como salvador/protector/libertador. La liberación de la Tierra y de los animales es deseable cuando implica la destrucción de las jaulas y de los instrumentos de tortura y de dominación del ser humano sobre toda la naturaleza.

De hecho, no podemos sentirnos condenados a la inmovilidad aún estando conscientes de algunas contradicciones inevitables; lo que hemos argumentado arriba no es una invitación a realizar una pausa de reflexión sino un llamado a acelerar el proceso de aniquilación de todo lo existente.

¡Viva la naturaleza salvaje!
¡Viva la Anarquía!

Culmine


-Nota de Culmine a la última editorial de Rabia y Acción

Culmine presenta en español y traducido en italiano la última editorial de la publicación Rabia y Accion . Lo hacemos porque consideramos que ha llegado el momento de empezar a decirnos claramente unas cosas, buscando siempre de mantener el respeto entre compas afines y sin alguna arrogancia. Al mismo tiempo, advertimos la urgencia de decirnos unas cosas que pueden resultar molestas, pero que nos sirven para no ser hipócritas con nosotrxs mismxs.

Empezamos diciendo que, aunque a lxs anti-izquierdistas les moleste, utilizamos la X cuando escribimos en español, cosa que no hacemos en italiano por una cuestión meramente lingüística. Lo mismo, por lo que podemos buscamos de tener un lenguaje antiespecista y antiracista.

Agradecemos de verdad a lxs individuxs -no sabemos si todavía se consideran compañerxs- editores de RyA por su editorial, porque nos permite entrar directamente en el vivo de unas cuantas cuestiones que, con el tiempo, vamos a profundizar en el espacio virtual que abrimos en iconoclasta

La liberación animal y la liberación de la tierra: anarquistas de acción de todo el mundo siempre han criticado al FLA y al FLT por sus principios de base, en particular por el hecho de excluir ataques directos a los responsables de la explotación de los animales y de la tierra. Y sobre eso ya se escribieron varios textos, que compartimos. Lo mismo, muchas críticas se pueden hacer hacia unas cuantas desviaciones que hay adentro de una lucha como aquella liberacionista. Tanto para entrar en el vivo, nos parece demasiado grave que todo el movimiento animalista no haya tomado una posición de rechazo neto hacia la conversión al islam de uno de sus presxs, quizás el más significativo.

Así que no tenemos ningun inconveniente a que se critiquen organizaciones como el FLA o el FLT, pero al mismo tiempo consideramos que nunca podríamos utilizar los mismos argumentos de nuestros enemigos. Lo que Rabia y Acción dice sobre la liberación animal es escalofriante: no, no se pueden utilizar esos argumentos; esas cosas las dicen los vivisectores y los peleteros!!

Es más, ¿qué siginifca eso que no se pueden liberar animales enfermos? Y si algun día se va a liberar de una prisión a un compañero enfermo terminal de SIDA, ¿qué haríamos? Cierto, sería totalmente irraccional, pero nuestra lucha no puede pasar por la fría razón.

Otra cosa: se critican las liberaciones de animales de los laboratorios por el peligro al ecosistema. ¿Y si algun grupo ataca a un laboratorio especializado en nanotecnologías? ¿Acaso, no hay el peligro de difundir al medio ambiente substancias altamente peligrosas?

Sistema tecno-industrial: con todo el respeto hacia lxs editores de RyA nos parece ridícula esa focalización mono-temática hacia el sistema tecno-industrial. Cierto, reconocemos que hay que atacar el STI con todos los medios ilegales y violentos a nuestro alcance; pero eso en sí no va a solucionar nada. La lucha, nuestra lucha no puede dejar de lado el ataque continuo y constante hacia la dominación y la civilización, que no pueden ser separadas del ataque al STI. Además, la dominación de la tierra, de los animales y entre los mismos seres humanos es algo que se encuentra en las mismas “tribus salvajes”.

El antropocentrismo de lxs anti-industriales: “somos seres humanos, la única especie que piensa y analiza las situaciones, entornos y consecuencias“. Sin comentarios!

El insurreccionalismo emocionalista:¿qué es eso de la razón? Aquí nos parece que hay una gran confusión, y sinceramente les decimos a los editores de RyA y a todxs lxs que luchan contra el sistema tecno-industrial que nos parece muy simplista vuestro discurso. Ya lo sabemos, Ted Kaczynski, el Ultimo Reducto, etc. Conocemos esos textos, lo mismo pensamos que no se pueda prescindir de los sentimientos; nosotrxs sabemos que nuestra lucha y la de muchxs de nuestrxs compañerxs se fortalece con los sentimientos, con el instinto, la rabia, la venganza y el odio. Es así y no hacemos absolutamente nada para nasconder el odio feroz que probamos hacia nuestrxs enemigxs. Y sabemos que nuestrxs compas de acción que han caido en combate o que están presxs, todxs tuvieron y tienen estos mismos sentimientos. Una vida totalmente racional no tiene sentido vivirla, ni por un segundo, mejor suicidarse!

Y, ¿qué es la razón? ¿Acaso es la razón de Cartesio, el “cogito ergo sum“, la de los ilustrados, la que permitió de hecho la instauración del sistema tecno-industrial? Y esta razón, ¿qué tiene que ver con la vida de las “tribus salvajes”?

No, es que eso de la razón fríia, calculadora, no nos interesa para nada. El irraccionalismo no es sinónimo de religión, es bien otra cosa. El nihilismo, hasta el nihilismo anarquista, el nihilismo revolucionario de Bruno Filippi, de Renzo Novatore es totalmente irraccional. Nos parece que hay una lectura fuertemente limitada de nuestra historia.

El insurreccionalismo puede y tiene que ser criticado. Hay unas cuantas cosas del pasado que tienen que ser discutidas, y nosotrxs aceptamos críticas hasta feroces hacia unas posturas insurreccionalistas. Y también con lo que está pasando en la actualidad, reconocemos el gran error que se está haciendo en la falta de una reflexión abierta sobre unas cosas. En tal sentido, pensamos que el silencio nos está dañando.

Por ejemplo, en la actualidad hay grupos anarquistas que hablan directamente de lucha armada y de guerrilla urbana, mientras hay individuxs y grupos de acción que no se reconocen en dicha posición. Otro discurso tiene que ver con las reivindicaciones: hay individuxs y grupos que reivindican cada acción y otros que no; y adentro de lxs reindicacionistas hay quienes se reconocen en el proyecto internacional de la FAI / IRF. Otrxs individuxs y grupos de acción son fuertemente críticos hacia el utilizo del término Frente, y del término Federación. Así que hay mucho para discutir; pero salir afuera con eso del emocionalismo insurreccionalista no tiene ningun sentido.

Cuando un compa de acción coloca algun artefacto hay -en su interior- una explosión de adrenalina (¡substancia química y racional!) que está vinculada con el sistema nervioso simpático, o sea con la parte de nuestro organismo que tiene que ver con las emociones… y son justo las emociones las que empujan lxs compas a la acción!

Culmine, marzo 2012


-Respuesta de Rabia y Acción a nota de Culmine

Es más que evidente que a muchos anarquistas, antiespecistas, antiracistas, insurrectos y demás, les ha pegado fuerte lo del tema del izquierdismo. Y mas porque se han dado cuenta que ya no se habla de derechas ni de izquierdas (su viejo valor) sino de una postura que quiere ser políticamente correcta y semi-radical que ayuda al sistema a que se haga más fuerte: el izquierdismo. A nosotros los editores de la RyA no nos molesta para nada que utilicen las “x” en “su” idioma, simplemente no lo compartimos, si muchos lo quieren seguir utilizando a nosotros nos da igual, y no entrando en un término arrogante (como muchos dicen) sino entrando en meros términos prácticos, sinceros y no hipócrita.

Cuando nosotros sacamos las críticas que vienen en la última editorial sabíamos que muchos se molestarían y se lo tomarían personal, no poniéndose a pensar que lo que criticamos es una idea y no a las personas como tales. Si las personas que leyeron nuestro último número se lo tomaron así, personal, a nosotros nos tiene sin cuidado ya que no estamos insultando a nadie, ni pretendemos eso, es simplemente una crítica desde nuestro punto de vista ya visitado por todos estos tópicos, si fuéramos unas personas que solo criticamos por criticar y decimos las cosas por decir, nuestra critica se caería completamente, pero ya que eso no pasa, nuestra critica está justificada, lo que decimos tiene sus razones no son chucherías dichas porque sí.

Lo que Culmine dice de nuestra crítica sobre la liberación animal, no lo comprendemos del todo, quizás somos nosotros peleteros o vivisectores? Mmm, nos miramos entre nosotros y decimos que NO! No solo los peleteros y vivisectores dicen esto, nosotros, los individualistas anti-tecnología que rechazamos el izquierdismo y el reduccionismo en las luchas también. No encontramos nada escalofriante en nuestra crítica, es simplemente lo que pensamos, y eso está basado en la razón (sobre la adaptabilidad, etc.) y no en actitudes corporales que nuestro cuerpo revela cuando nos sentimos incomodos o asustados con algo. Cuando nosotros abordamos el tema de los animales enfermos, decimos que en muchas liberaciones no se han evaluado a los animales enfermos, no se han evaluado los daños al medio ambiente que miles de animales (o unos cuantos) que no son de ese entorno pueden causar. Es algo completamente irresponsable sacar a un animal enfermo de su jaula, sabiendo que no vivirá plenamente en su entorno, animales que han sido domesticados desde su nacimiento, se sentirán aterrados cuando los suelten en un ambiente completamente extraño para ellos, y peor si se encuentran enfermos, si lo sabemos, en seguida vendrá ese rollo de “tan siquiera morirá libre” pero de qué sirve a un animal que muere “libre” sino pudo disfrutar su vida en libertad? Quizás los liberacionistas no se pongan a pensar en esto o quizás sí, quizás solo piensen en eso de “yo no sé, yo ya libere al animal y ya está!” es hora de que también la lucha contra este sistema se deje de sensiblerías, lo que se tiene que hacer se tiene que hacer y ya está, muchas veces ser fríos nos hace ser fuertes. Con lo que Culmine dice sobre: ¿Y si algún grupo ataca a un laboratorio especializado en nanotecnologías? ¿Acaso, no hay el peligro de difundir al medio ambiente substancias altamente peligrosas? Nosotros contestamos, tanto en México como en otras partes del mundo donde se ha visualizado a la nanotecnología desde un punto radical nunca se ha planteado el ataque a un laboratorio del que se sabe que sustancias peligrosas se propagaran dañando al medio ambiente.

Y para ser objetivos, no creemos que algún día un grupo pueda ser tan irresponsable de llevar a cabo una acción como esa, a menos que sean misántropos que prefieren asesinar a toda la humanidad antes de que la civilización acabe con la tierra.

Con lo que se habla del sistema tecno-industrial, nosotros declaramos que no tiene nada de ridículo basar nuestra lucha focalizada en un objetivo en concreto, vemos ridículo tratar de acabar con él o con sus ramas, centrarnos en temas tan burdos como acabar con el machismo, con el racismo, con el especismo o incluso con la dominación, eso sería algo que entraría en el ámbito del absurdísimo. Tratar de acabar de igual forma con el sistema tecno-industrial también sería algo absurdo, declaramos y si, tampoco se va a solucionar nada, porque no tratamos que se solucione nada, porque sabemos que nada se solucionará, al contraria todo se echara a perder, todo se perderá. Lo que decimos tal vez no lo entendieron del todo, nosotros no tratamos de acabar con este sistema, porque es imposible, lo que nosotros (los que entendemos estos temas y que estamos verdaderamente despiertos) nos enfocamos es en atacar y desestabilizar al sistema tecno-industrial porque es lo más inmediato y a lo que podemos aspirar, aunque atacarlo no sirva de nada. Tal vez estos “primitivistas veganos” de Culmine no se pusieron a pensar (con todo respeto) que todo depende del ST, absolutamente todo y si en verdad se quiere ser radical se tiene que ver la raíz del problema y no solo sus ramitas.

Recomendamos el texto: La verdad sobre la vida primitiva. (Una crítica al Anarcoprimitivismo) de Ted Kaczynski, allí está más que claro, explicado racionalmente, con estudios que lo corroboran, que las tribus salvajes no eran como las pintan los primitivistas de tipo hedonistas, claro, muchas eran insensibles con los animales, machistas, muy anti-ecologistas y de eso estamos seguros e informados. Lo que no se comprende aun es que nosotros no pretendemos ser iguales a esas tribus, nosotros como individuos anti-civilización criticamos al sistema y con base en eso, queremos una vida libre de toda atadura civilizatoria, tecnológica y de dominación. Estamos contra la dominación, mas no perseguimos acabar con todo indicio de ella sobre la tierra, pues sería imposible. Una vida lo más alejada que se pueda de la dominación es posible, donde? En nuestro entorno, en la naturaleza salvaje, no en las ciudades, y eso es lo que muchos “veganos anticivilizacion” no comprenden aun.

Como nosotros rechazamos la dominación, también lo hacemos con el antropocentrismo, es absurdo decir que por nuestra línea (“somos seres humanos, la única especie que piensa y analiza las situaciones, entornos y consecuencia”) somos antropocentristas y nos tachan como tales (no pensábamos decir esto pero, esta crítica tan ridícula se asemeja a las que decían los tontos de saboteamos.info). Decimos la verdad con esta línea, no vemos lo malo en ella, si, somos seres humanos, la una especie que piensa y razona, los animales no piensan ni razonan, se guían por sus instintos (y los animales civilizados, por patrones de conducta), quien diga que los animales piensan y razonan o que se indignen porque decimos esto, están completamente desorientados de lo que somos y de lo que hay en el entorno.

La razón, que hay de malo en basar nuestra lucha en tenerla?

Reivindicando la ira, la venganza, el odio y demás sentimentalismos están concordando con el enemigo, le estarían dando la razón a los psicólogos y demás gente que cree que esto es solo para descargar frustraciones, nosotros vamos por un sentido más profundo, esto no es para descargar frustraciones ni es la época de juventud o la moda, rechazamos basar nuestro accionar en esos discursos simplistas e irracionales, hay algo más profundo, de lo que hablamos en la última editorial. Claro, no se puede prescindir de los sentimientos pues estos componen una parte importante de la vida, pero basarlos en la lucha contra el sistema es un error, y lo seguiremos diciendo sabiendo que criticaran esta verdad. Diciendo que no saben que es razón o que es irracional, caen en el relativismo. Una persona no falta de sus facultades sabe muy bien que es lo bueno y que es lo malo, sabe que es la razón y lo que no es. Lo repetimos de nuevo, somos seres humanos que tenemos raciocinio, o nos corresponde utilizarlo. Nosotros sabemos que la vida no tiene que ser toda racional, sería imposible, pues en la vida hay sentimientos, emociones, vivencias, experiencias, impulsos y demás, pero cada cosa en su lugar y de nuevo, no basaremos en sentimientos nuestra lucha pues es un error. Ahora la medicina moderna está creando nuevos diagnósticos que señalan que la rebeldía o ser antagónico con el sistema es una enfermedad mental, y esto es mentira, y estos diagnósticos se los debemos en gran manera a las personas que basan sus actos e incluso su vida en sentimientos de venganza, ira, etc. Si mucha gente quiere seguir basando sus acciones contra este sistema en emocionalismos no los previniéremos de que hagan lo contrario, tarde o temprano nos darán la razón, cuando sean catalogados por la sociedad industrial como resentidos sociales o enfermos mentales; pero (lo repetimos) con esas actitudes le están dando la razón al enemigo.

La lógica del poder y la razón del individualista son algo completamente diferentes, el sistema tecno-industrial puede decir que es racional, pero lo que hace que avance no se basa en la razón, se basa más bien en las necesidades psicológicas de las personas que lo sustentan. Las tribus salvajes no eran racionales, y eso nunca lo dijimos, las tribus salvajes simplemente eran lo que eran porque basaban su vida en instintos de supervivencia, creatividad y supersticiones. Nosotros somos humanos civilizados que utilizamos la razón para vivir una vida alejada de la civilización, cuestionándonos de raíz el sistema y desechando lo que nos parece civilizado.

De nuevo, si Culmine (y otros) pretende llevar sus acciones en la irracionalidad no es nuestro problema, sabemos que basarla en eso es un grave problema que tiene que ver con sus verdaderas motivaciones. Nosotros asaremos nuestra lucha en la razón, y nuestra vida en sentimientos, impulsos, instintos recuperados etc.

Una cosa de las que dice Culmine es que el insurreccionalismo tiene que ser criticado, pero como quieren que sean estas críticas si las nuestras las toman como absurdas? Tal vez criticas buenistas, amiguistas y llenas de florecitas de colores? Hasta cuando llegara una crítica buena ante sus ojos? Cuando les guste lo que trae consigo? Y cuando será eso? Solo ellos lo decidirán. De todas maneras nuestra critica está fundamentada en bases, si no la quieren tomar en cuenta, de nuevo, es su problema.

Acá, está más que clara la división a la que se enfrentan las ideas anti-industriales, por una parte están los individuos que se creen los muy correctos reivindicándose contra el machismo, la desigualdad y demás tópicos, que basan sus acciones en la irracionalidad, el emocionalismo y el hedonismo. Otra parte están los “ultra-ortodoxos anti-tecnología”, aquí cabria Ultimo Reducto, Anónimos con Cautela etc, otra estamos nosotros, que vemos la realidad y aunque duela la decimos y la sacamos a la luz, los incomodos, los individualistas, los que utilizamos la razón y no basamos nuestros actos en necesidades psíquicas. Esperemos en unos años cuál de estas categorías sigue en pie.

En contraparte: Cuando un compa de acción, supera todas las barreras que le imponen el sistema tecno-industrial y encuentra una motivación verdaderamente profunda para llevar a cabo una acción la hace. Así, se aleja de toda lógica civilizatoria. Cuando llega a un objetivo que pretende atacar, claro que su cuerpo reciente una emoción, pero una cosa es lo que el cuerpo manifiesta en cada situación y otra muy diferente es lo que motiva a que esa persona haga la acción.

Editores de la RyA


Comentario (ir)racional a la última editorial de Rabia y Acción

Por Delirium Tremens

(Nota de noticias de la rebelión: El compañero Delirium Tremens no lo pudo haber dicho mejor. El problema que incluso para muchos anti-industriales el anarquismo es de izquierda, y pues ellos, obviamente no se definen como anarquistas…)

Con este artículo quiero compartir ideas con el fin de disipar algunos mitos y desmontar estereotipos presentes en la última editorial [iconoclasta.noblogs.org/?p=189] de la publicación Rabia y Acción.
Sin perderme en citaciones textuales (reeenvío, a través del siguiente enlace, directamente al escrito mexicano – [iconoclasta.noblogs.org/?p=195 ]) y sin buscar apoyo en personajes que se formaron exclusivamente a través de estudios académicos, no quiero ofender a nadie ni aplicar criterios de juicio al estilo “correcto / incorrecto”. – Creo que el sistema tecno-industrial (STI) sea sólo una de las consecuencias del universal sistema de dominación y que los dos, ahora, no puedan ser considerados en absoluto como independientes. “Universal sistema de dominación” se traduce realisticamente en: cada cultura tiene sus propios sistemas de dominación (sexista, especista, cualquiera que sea); simplemente, en algunas partes del planeta, más que en otras, estos sistemas de dominación fueron, en la práctica , reforzados por un STI. Por eso, yo no puedo compartir la opinión de que la domesticación de animales y del Hombre no se da por medio de las grandes industrias (que son parte del STI) a menos que no se agregue “sólo por las grandes industrias”. De hecho, parece que tal domesticación tenga, por desgracia, sus orígenes mucho más distantes (paleolíticas o neolíticas es irrelevante).- Es evidente el utilizo descarado de un estereotipo evolucionista/colonialista: definir los grupos humanos “tribus salvajes” es, en realidad, el reflejo de los mitos culturales que nacieron (y se fortalecieron) en los últimos 150 años por unas políticas colonialistas llevadas a cabo por los países ricos llamados occidentales en la creencia de ser evolutivamente superiores a los “pueblos no-civilizados” (en los países colonialistas, entre otras cosas, el STI apareció cronológicamente antes que en otros). Además, considerar estas “tribus” capaces de vivir como hace miles de años en medios naturales significa, en mi opinión, caer en un otro mito, que es diametralmente opuesto a lo que acabo de mencionar: la exotización de lo que es ajeno a tu propia cultura y el estar convencidos de que sea maravilloso. Más allá del hecho de que “hace miles de años” y “armonía con la naturaleza” son dos temas de una amplitud que desconciertan para tratar con ellos en el presente texto, yo soy de la opinión que:

a) lo que sucedió hace miles de años nadie puede probarlo (¿tal vez no sean el resultado de un STI esos métodos “científicos” que presuntamente nos dicen con certeza cuanto era bello o malo el mundo ekis tiempo atrás?).

b) El concepto de armonía con la naturaleza es culturalmente un invento. No sólo cada cultura desarrolla su propia idea de naturaleza, sino que la armonía con ella es percibida como tal por aquellxs que viven a menudo de una manera totalmente opuesta (¡cuál armonía con la naturaleza, por ejemplo en la selva tropical, puede vivir un ser humano nacido y crecido hoy en día en la ciudad?). Además, el hecho de considerar el equilibrio natural frágil o pervertibile refleja una concepción demasiado estática de aquella inmensidad (para el hombre, afortunadamente, aún en parte desconocida) que nos gusta llamar “naturaleza”.

- A la luz de todo esto, yo me pregunto lo que podría ser la racionalidad (además de ser una invención cultural más)! Si es esa que nos enseñaron en los escritorios de la escuela, entonces prefiero aquella locura que nos lleva a revolverlos… y, si yo quisiera salvar dicha enseñanza, es antropocentrista el hecho de considerar la especie humana como si fuera la única capaz de utilizar dicha racionalidad. ¿Desde cuándo hay que alejarnos de las emociones o, más bien, hay que salvarlas sólo si sucesivas a la razón, considerada el motor de la acción? ¿Qué tiene de racional la elección de no liberar a un animal enfermo, por el hecho que no podía disfrutar de una vida en libertad? Entonces los ensañamientos terapéuticos que las instituciones hospitalarias (también fruto del STI) dispensan a los seres humanos no tendrían que dar ganas de liberar a los “enfermos” donando a ellos el último minuto de vida libre? ¿Lo mismo tendría que decirse para los presos con enfermedades terminales? El instinto de liberar (el “quién” lo dejo a la sensibilidad individual e… individualista), destruir, quemar, sabotear es tal vez inseparable de aquella brillante (¿racional?) emoción que es el odio hacia todas las autoridades? El sólo hecho de desear destruir todas las formas de dominación es suficiente para mí para derribar cualquier intento de separación entre la racionalidad y la emotividad. En conclusión: las contradicciones de la editorial en cuestión son tan torpes que la única racionalidad que percibí es aquella relacionada con el alejamiento de la anarquía!

Con instinto de destrucción

Delirium tremens

(tomado de Culmine)

 

 

Fuente: http://noticiasdelarebelion.info/?p=6163

Compartir / Guardar en favoritos