Carta del compañero Mihalis Nikolopoulos, preso de la CCF desde Grecia

This entry was posted by on Martes, 2 agosto, 2011 at

“Como ya lo había dicho antes, se me está persiguiendo penalmente por haber convertido las palabras en práctica. Por haber convertido el odio y la rabia en material explosivo destinado a las casas de los jefes. Uno de mis objetivos es traer el miedo a sus filas. Para que necesiten vehículos blindados para moverse, para que precisen tener guardaespaldas hasta durante un paseo tranquilo, para que duerman con el miedo que su siguiente día puede ser su último.”

Mihalis Nikolopoulos estaba en busca y captura desde septiembre de 2009, acusado de pertenecer a la Conspiración de Células del Fuego. Fue detenido el 26 de enero de 2011 en zona de Nea Kifissia (norte de área metropolitana de Atenas), mientras que un otro compañero que lo acompañaba logró huir. Principalmente tendría que ser juzgado en el llamado “caso Halandri”, puesto que la orden de captura contra su persona fue emitida a base de que sus huellas dactilares fueron encontradas en casa de Haris Hadzimihelakis, pero ya que lo arrestaron después de que dicho juicio empezó (había comenzado el 19 de enero de 2011), será procesado en futuro, además por totalidad de la obra de la CCF (al ser detenido asumió la pertenencia). En mayo pasado publicó una siguiente carta, en griego está aquí.


Carta de Mihalis Nikolopoulos

 

“La verdadera derrota en una guerra no es el cautiverio en manos del enemigo, sino la capitulación, la degradación de la consciencia, la entrega, el arrepentimiento, las declaraciones de observación de la ley. Porque ahí está el juego del Poder, en intimidar y despreciar moralmente a sus rivales que luchan contra el régimen. Quiere hacer a los revolucionarios agacharse, arrodillarse, reconciliarse, para de este modo pasar el mensaje que ¨cada lucha está perdida, cada resistencia es en vano¨. Pero la única lucha perdida es la que nunca se comenzo”.
O.R. Conspiración de Células del Fuego.

El 23 de septiembre de 2009 la Sección Antiterrorista realiza un asalto a la casa de H. Hadzimihelakis. Ahí quedan detenidos el mismo Haris, M. Giospas y M. Panteloglou, al mismo tiempo queda arrestado también P. Masouras, y en colaboración con la mafia judicial se emiten ordenes de busca y captura contra un gran número de personas, incluyendo a mi mismo.

Y a partir de aquel día llegaron las respuestas a las preguntas que puso y sigue poniendo la cuestión de “una combativa huida de la justicia”. Respuestas a las preguntas que yo mismo hice, y que a pesar de que fueron puestas y elaboradas en pasado, ese era el momento de convertirlas en hechos.

Precisamente, creo que la situación y condición de huida de la ley tiene muchos lados y dimensiones. Lados y dimensiones que en su mayoría no quedan determinadas por unas “condiciones objetivas” de la emisión de dicha orden (por ejemplo, en cuánto hay o no pruebas de evidencia), sino las determina el sujeto mismo que huye de la ley y el hecho de cómo éste va a afrontar a sus perseguidores en general. En cada caso, los revolucionarios y los que luchan contra el régimen no deberían ocuparse del dilema “inocente o culpable”. Un dilema de acuerdo con cual el régimen, para defender sus intereses tras las legislaciones, pretende juzgarlo todo y a todos. Un dilema al que cada quién luche debe rechazar (antes que todo), negarse a reconocerlo y luego combatirlo como tal. Es por eso que hablo sobre la combativa huida de la ley. La huida de la ley que junto a la dignidad se hace condición que te corta y te libera de esa legalidad propia de ese mundo podrido. Huida de la ley en que de una posición de defensa estás pasando al ataque contra el Dominio. Huida de la ley en que caminando por sus escarpados senderos te sientes más libre que nunca, te organizas y golpeas. La trasmutación de la herida que recibes en una fuerte situación y así, moviéndose dentro de los margenes que permite la clandestinidad, vas a realizar tus planes.

Esta es para mi la condición digna de la huida de la ley, sin volverse a la legalidad, sin que haga retirarte, sin que haga esconderte, sino cuando sigues tomando parte en luchas y batallas, sin esperar a que llegue el momento de “entregarte”. Así fue cuando decidí no entregarme y no presentarme en el juicio que empezó el 17 de enero de 2011.

Otra razón para no presentarme ahí fue el hecho que no quería ser como presa en las manos de jueces. Esos que siendo jueces en su rango institucional utilizan el derecho de los fuertes y las leyes para repartir años como garbanzos tostados y mandan a la gente a las mazmorras de la democracia. Por esto considero que cada persona digna, encarcelada o no, independiente del por qué está encausada, no tiene que reconocerles y dejarles de juzgarle, sea que lo haga, no apareciendo en sus juicios, sea saboteando sus procedimientos, sea produciendo un discurso político sin rastro ninguno de apología, sea de cualquier otra manera práctica. Para que no haya ninguna tolerancia ni reconocimiento de esos que se piensan que son algo como una casta superior y se imaginan que todos tienen que rendirles cuentas.Quizás también los presos políticos, revolucionarios y los que luchan contra régimen. Ellos son los primeros que no deben de retroceder, no deben de reconocer sus procedimientos y en vez de esto utilizarles sólo para atacar a la institución misma tras producir un discurso subversivo y en pie de guerra. Por esto también para mi como huido de la ley, en ningún caso podria dejar en sus manos ni un centímetro de mi vida y mi dignidad, en ningún caso podria voluntariamente entregarme y ser llevado al juicio el 17 de enero de 2011.

Pero el 26 de enero de 2011, más o menos a la una del mediodía, la campanilla de suerte tocó para mis perseguidores y, mientras que iba caminando por la calle Iliou en zona de Nea Kifissia, 4 bastardos uniformados de la brigada DI.AS. se acercaron para registrarme. Siguió la persecución, con dos de ellos corriendo detrás de mi y otros dos en motocicletas intentando cortar mi camino. Lanzándose sobre mi con sus motos lograron demorarme y luego me inmovilizaron. En un inicio, con ayuda de patadas y golpes, me iban preguntando quién soy y quién estaba conmigo, y luego, puesto que recibieron mi silencio, se pusieron nerviosos y siguieron dándome patadas mientras me llevaban a la comisaría de Amarousio. Ahí también siguió lo mismo hasta que en algún momento fui reconocido. Entonces predominó la tranquilidad, aparecieron los de Sección Antiterrorista, los cuales tapándome la cabeza me llevaron a la planta 12 de la Comisaría Central.

Desde el primer momento ya, sabiendo que conmigo sus charlas no tendrán sentido, puesto que no tenía intención de responder a ninguna pregunta, se limitaron a los demás métodos que están utilizando en su planta. Al inicio, después de tenerme bastante tiempo de pie con ojos tapados, me llevaron, sin que pudiera verlo, a otra habitación. Cuando me destaparon los ojos vi delante mío un metro con que medían mi altura y me di cuenta que querian sacarme unas fotos. Para que no lo lograran, bajé la cabeza y caí al suelo, queriendo así ganar más tiempo antes que publicasen mis fotos. Como parecía, esto les hizo enfurecer y, mientras que estaba esposado, entre golpes, patadas y insultos me llevaron a otra habitación más. Ahí la paliza ha seguido por algunos minutos y luego me pidieron darles mis huellas dactilares. Al recibir mi respuesta negativa intentaron sacarlo de una manera diferente. Se juntaron entre 5 o 6, me sacaron las “pulseras”, e intentaron abrir mis manos. Utilizaron varios métodos para hacerlo. Uno me hizo una llave por la cabeza y cada tanto me iba estrangulando un poquito. Otro me golpeaba el costado con porra de madera mientras que los demás me agarraron las manos y las golpearon con diferentes objetos metálicos intentaban de entumecer y abrir algún dedo. Después de aplicar ese proceso bastante tiempo, puesto que se trataba de cada dedo por separado, habían tomado mis huellas dactilares. A continuación vino el momento en que intentaron hacer una “charla”. Preguntaron con quién había estado, dónde vivía y qué proximo objetivo vamos a golpear, pero al recibir mi respuesta negativa se fueron con las manos vacías. Al día siguiente pasé frente a los jueces de instrucción en los juzgados de la calle Evelpidon, dónde me había negado a declarar diciendo que no reconozco sus procedimientos. También fui llevado ante el ya conocido fiscal de la mafia judicial, Baltas, que hasta de manera personal se pone en contra de los revolucionarios y personas que luchen. Él mismo que, con sobrante descaro, está citando a interrogaciones a los familiares, la gente del entorno personal de los encausados o detenidos, y está fabricando unos sumarios judiciales-montajes sobre personas que no tienen relación ninguna con nuestra organización. Pero, como lo habíamos dicho también en un texto de nuestra organización: “la hora de la crisis llega para todos”. Cada uno con sus medios. Ellos con las leyes de su democracia y nosotros con la difusa acción revolucionaria y la guerrilla urbana. Con tal que no reconozco su justicia como órgano legitimo para juzgarme y a nuestra organización, no había declarado nada y fui llevado a la cárcel de Trikala. Claro que este resumen no lo hago como alguna especie de denuncia, puesto que no me veo a mi mismo como una “víctima de la represión”, sino como una real condición con que el régimen responde, afronta y se venga a los que le combaten. La guerra la declaramos nosotros, y la razón porqué estoy haciendo públicos estos hechos es claramente uno: para que cualquier revolucionario que tenga su momento desafortunado y se encuentre por ahí tuviese, en cuanto eso sea posible, por lo menos una imagen.

Ahora, tanto como antes de encontrarme encarcelado, pero también antes de que se emitiese la orden de mi arresto, considero la lucha contra la condición misma del encierro y en favor de los presos políticos y dignos algo muy importante, esencial y como una de las prioridades de Lucha. Si en marcos de nuestra organización revolucionaria o si antes aún, en la Coordinadora de Acción por Luchadores Encarcelados, había estado siempre en las primeras filas de esta lucha. Así también ahora, desde las galeras ya, no podría dejar de continuar en esta Lucha. La cuestión fundamental, o mejor decir la apuesta, que se tiene que poner es ¿en cuánto vamos a poder organizarnos y hacer vigentes luchas que se realizan detrás de los muros? Luchas permanentes, fuertes, potentes. Luchas que algunas veces puede que sean reivindicativas o en cuales se van a negociar unas reclamaciones, pero en cada caso tienen uno y único objetivo final. Un objetivo no negociable e intransigente, LA DESTRUCCIÓN DE CADA CÁRCEL. Porque hasta que existan cárceles nadie será libre. A pesar de todo eso, no se trata de algo tan sencillo. Porque en la cárcel, tanto como fuera, existe una sociedad. Y, para decirlo más correctamente, una micro-sociedad. La población es más pequeña, pero refleja todas las características y comportamientos de la sociedad, las introduce dentro y luego reproduce de una manera aún más intensa y evidente. Por esto los comportamientos sociales son los mismos o sea parecidos. La gama de personas es grande y hay diferencias entre ellos sin características en común. Así hay desde chivatos y delatores, que lo tienen bien montado con los funcionarios, hasta luchadores y revolucionarios que combaten contra y hacen guerra a la condición en que se encuentran. Desde unos que son indiferentes y pasivos sobre lo que pasa hasta los prisioneros de lo más dignos que, mientras que el motivo por qué están dentro puede que no tenga nada que ver con la acción subversiva, se encuentran en la primera fila de la lucha que se está llevando a cabo “dentro”. No obstante, la realidad aquí, tanto como en la sociedad fuera, es tal que la gente que lucha y vive de manera digna son la minoría. Algo que sin embargo aquí dentro queda más evidente. En vez de consciencia en los cerebros de presos los dominan los medicamentos. Y en vez de ver y buscar cómo “atacar” a esta condición, sólo están buscando cómo pillar algo en sus oídos y reportarlo a los funcionarios. Su única preocupación es mantener buenas relaciones con los carceleros, ser favorecidos por ellos, quedarse lejos de las luchas que se realizan y con tranquilidad cumplir su condena.

Como ya lo había mencionado cuando asumí la responsabilidad de pertenencia a la CCF, soy anarquista. Las percepciones que propago son las de la tendencia nihilista y anti-social, en el marco del ámbito revolucionario-radical.
El Poder del régimen fue creado, se apoya, se conserva y se desarrolla gracias a los comportamientos con cuales aprendio a funcionar la mayor parte de la sociedad actual y sus estructuras. Es evidente que el Poder no se mantiene sólo gracias a la porra policial y ordenes estatales, pero también gracias a la reconciliación, la aceptación, la renuncia, el silencio y la susceptibilidad de la muchedumbre. Una muchedumbre que aprendió a festejar sólo si gana su equipo de fútbol, un muchedumbre que piensa sólo con el tener el mando del televisor, una muchedumbre que vive para consumir, una muchedumbre que se enamora de los modelos ficticios. Un gentío que aprendió de odiar a los extranjeros, agachar su cabeza, un gentío que no reacciona ni a los más patentes sucesos. Un gentío en que vive y reina el egocentrismo y lo de mirar cada uno sólo por lo suyo. Una multitud sumisa que vacila al mirarse en el espejo y aceptar la verdad, la verdad de que no vive una verdadera vida ni digna. La vida sin necesidades artificiales, sin atontamiento consumista, sin medicamentos, sin que el Poder se expanda a su circulo personal, su familia, sus amistades, su grupo. La vida que propaga el Respeto, el Honor, la Solidaridad. Por cierto que esto parece, y puede que de hecho sea, algo utópico. Pero esto no significa que tenemos que dejar de luchar y hacer guerra. Golpear, destruir, criticar a lo de hoy. Adaptar unos comportamientos dignos en nuestro interior y tras una guerra revolucionaria continuamente ir buscando los momentos de anti-poder. Para recuperar nuestra, perdida ya hace tiempo, dignidad. Para vengarse por nuestra vida que fue perdida. Para vivir con la cabeza en alto en lo de aquí y ahora. Tras la guerrilla urbana, la guerra revolucionaria contra el régimen reivindicaremos nuestra existencia, nos aliaremos con la vida genuina, caminaremos por escabrosos senderos de clandestinidad en un sociedad, la mayoría de cual había vendido cada rastro de consciencia. Por esto elegí estar en la lucha, tras la acción revolucionaria, la lucha armada, la guerrilla urbana.

En Grecia, el ámbito antiautoritario-radical es ya la expresión principal del enemigo interno, puesto que hoy en día la Izquierda es algo anticuado y queda sofocada en el reformismo. El ámbito este, a pesar de las cuestiones que existen en su interior, algo que por supuesto se debería superar, representa casi sin excepciones y de manera polimorfica a la Lucha.Carteles, marchas combativas, atracos a bancos, bombas, ejecuciones políticas, todas están en el espectro de acción polimorfica. De este modo también yo estoy en lucha armada, junto a la O.R. Conspiración de Células del Fuego, mantengo mi percepción integra, estoy propagando el ánimo y actividades combativas, dirigidas contra el régimen en cada forma de lucha, con cada medio. En esta totalidad de Lucha vemos un aspecto más que se está desplegando debidamente. El de la internacionalización de la Lucha.
La guerrilla urbana, y más generalmente la actividad revolucionaria había empezado a comunicarse entre sí y tomar acción en muchos diferentes rincones de planeta. Se está comunicando de manera informal, tras comunicados, y desarrolla sus actividades en el marco de guerra contra el régimen. Los actos de la Federación Anarquista Informal/Frente Revolucionario Internacional están enmarcados por fuerzas revolucionarias de Grecia, Chile, México, Italia y otros países. Así vemos que este proyecto empieza de tomar dimensiones grandes y fuertes. De las bombas en México y Chile a los incendios y paquetes incendiarios en Grecia y Italia, podemos comprobar que las distancias geográficas se van reduciendo más y más.

Hasta la solidaridad se está internacionalizando, no sólo en nivel de organizaciones, pero también entre presos de diferentes países. Los simbólicos gestos de solidaridad hechos por algunos presos unos a otros, y eso mientras se encuentran en diferentes condiciones geo-políticas uno del otro, muestran que a las distancias se las puede eliminar, y que el ánimo y la sensación de solidaridad no tienen limites ni fronteras.

En este punto voy a mandar un saludo solidario a los compañeros chilenos Andrea Macarena Urzúa Cid, Camilo Nelson Pérez Tamayo, Carlos Luis Riveros Luttgue, Felipe Guerra Guajardo, Francisco Solar Dominguez, Mónica Andrea Caballero Sepúlveda, Pablo Hernán Morales Fuhrmann y Rodolfo Luis Retamales Leiva. ¡ Mucha fuerza en vuestra irrevocable lucha!
Saludos del fuego a los encarcelados italianos Anna Maria Pistolesi, Martino Trevisan, Stefania Carolei, Nicusor Roman y también a Maddalena Calore (la que estaba en libertad condicional por el mismo caso, pero el 12 de mayo resultó detenida por infringir a esas condiciones) y a todos los encausados por el caso de Fuoriluogo.
¡Mucha fuerza a Silvia, Billy, Costa y Marco que están realizando una huelga de hambre!
Mi solidaridad total a Gabriel Pombo da Silva, que tiene siempre la cabeza en alto a pesar de todas las difíciles condiciones que está afrontando en las galeras de Aachen en Alemania.

Además quisiera añadir, en lo que se refiere a la lucha armada, una parte de nuestro comunicado que lo pone justo así, según mi opinión, como debería: “Esto es el clima de una época que hemos mencionado en que se organiza y golpea la O.R. Conspiración de Células del Fuego. Después de más o menos 3 años de acciones sin ceder, y con más que 200 ataques incendiarios y explosivos, seguimos creyendo que nuestros actos son sólo una gota frente al océano de inmensidad de nuestro deseo por la revolución.
La Conspiración proviene de una nuevo corriente de anarquía revolucionaria que de manera fuerte entra en el campo del conflicto y de la instigación social tras apuntamiento de la acción y del discurso de nuestros comunicados, nos definimos como parte de la anarquía combativa de la nueva guerrilla urbana, que ejerce una incesante crítica armada dirigida tanto contra la tiranía de “los de arriba” como contra convenios de “los de abajo”… Nuestro objetivo esencial no son simplemente unas puertas reforzadas, paredes de despachos y escaparates de centros comerciales sino el volar por los aires y sabotear a las relaciones sociales que hacen admisibles a esos símbolos del Poder.”

Hoy, cuando hay cierta agitación, que aparte de que eso corrobora nuestra percepción, en la polarización social que se está intensificando se abre una oportunidad más para la acción.
En los sistemas occidentales, puesto que la promesa de abundancia queda desgastada por la crisis económica, podemos decir claramente que las cosas no van tan bien. Por lo menos no tanto como lo quisieran los poderosos, y se están montando grandes líos. Esto ocurre porque tienen miedo que el consenso social que viene del atontamiento consumista, del bienestar material y de una falsa satisfacción, puede quedar fisurado por los cambios y situaciones provocados por pobreza económica. Entre esos cambios naturalmente vamos a distinguir las agitaciones sociales y la polarización social. En estas condiciones podemos y tenemos que analizar las situaciones y “utilizar” la oportunidad. Analizando la situación como tal hasta ahora, relativamente fácil podríamos decir que vamos rumbo a un más general conflicto social. Pero las cosas no están exactamente así. Hasta hoy en día, cuando los regímenes occidentales y sus economías reciben unas de sus más grandes heridas, hoy, cuando se da tanto la “excusa” como la “oportunidad”, aparece la presente conducta social para comprobar justo lo que vale. Como primero vemos que se está poniendo unas cuestiones erróneas. Por ejemplo grupos de empleados “se despiertan” y quieren “luchar” sólo y únicamente porque les habían tocado sus intereses gremiales. Lo único que quieren negociar es que la crisis económica no les impidiese vivir el consumo prometido por el “paraíso capitalista”. Pero no se quedan en eso. Estamos viendo como los empleados se “enfurecen” y quedan desagradados con huelgas de otros empleados y finalmente hasta llegan a chocar entre sí (resonante ejemplo puede ser lo de los camioneros que estaban en huelga de la cual se quejaban los comerciantes, y luego cuando los campesinos y trabajadores portuarios hicieron sus huelgas, los camioneros cambiaron el papel y ahora ellos eran los que refunfuñaban, y llegó hasta el forcejeo porque se les impidió trasportar las mercancías). Cada uno mira sólo por lo suyo. Su desilusión convierte en cinismo e indiferencia, y lo único que le interesa es como se lo arreglara el mismo, al precio que sea. Para el Poder lo de “divide y reina” ya le resulta muy fácil.

Claro que no podría faltar también la más conservadora reacción del cuerpo social. Una reacción distinta o tal vez grosera dirigida contra los inmigrantes. Los argumentos que circulan son muchos. “Ellos se llevan nuestros trabajos”, “aumentan el indice de criminalidad”, “ por causa de ellos se reducen los salarios” y otros de ese estilo… Encontraron a ese pretexto tan fácil para despedirse, inconscientemente o no, de su propia responsabilidad por tener la vida podrida.
Seguramente también los inmigrantes, a pesar de que sí habían pasado por bastantes dificultades y adversidades en sus vidas, algo que está claro y no se puede ignorar, tienen sus responsabilidades. No en lo que se refiere al trato inhumano que reciben, ya que las discriminaciones racistas/raciales son lo más enfermo que hay, pero porque también ellos a su vez van reproduciendo los mismos modelos pequeño burguesas, el fanatismo religioso, el sexismo, etc. Hasta si hay alguna reacción por su parte, en vez de que fuese relacionada con la realidad que viven, es decir acción antirascista y antisistema, tiene que ver con otro tipo de asuntos. Resonante ejemplo fue el levantamiento masivo sobre el Koran, mientras que frente a la humillación que reciben día por día cierran la boca, lo aceptan, se reconcilian.

Por cierto en esos análisis tiene que introducirse la perspectiva revolucionaria. En cuánto hay polarización social habrá también inestabilidad. Y es ahí donde agarrarán su oportunidad todas las fuerzas revolucionarias y corrientes del ámbito radical. En las fisuras que aparecen en el orden dominante. Ahora, cuando es más clara la verdadera cara del estilo de vida occidental. Habrá nuevas minorías de gente, nuevas negaciones, distanciadas de las reformas sociales al nivel de consciencia y de vivencia. Harán la negación práctica, la consciencia destrucción, alejados de reclamar un sueldo mejor, una mejor “vida” de consumo, un sistema de dominación “mejor”.

La praxis y el discurso expresados por formas de lucha combativas y de guerrilla urbana es lo que nos “conectará” entre sí, lo que nos hará vivir dignamente, lo que vamos a manifestar tras nuestro disenso. Porque “los teóricos que no viven una vida insurrecta no dicen nada que merezca ser dicho y los activistas que se niegan a pensar de manera crítica no hacen nada que merezca ser hecho. Teoría radical es el pensamiento que se hace completo tras una vida insurrecta y aprende de expresarse con precisión pero también fluidez”.

Esto es también la razón porqué se me está persiguiendo penalmente. No se me está acusando sólo por mis ideas sino sobretodo por haberlas hecho praxis. La maquina represiva está ya funcionando de manera diferente, desarrollada de acuerdo con el modelo occidental. Aparte de cazar a los combatientes y guerrilleros urbanos, se está acusando a gente simplemente por ser antiautoritarios. Esa estrategia, después del éxito que tuvo el Estado italiano con la entonces “inventada organización” ORAI, se está adaptando también aquí. Ya alguna gente está acusada de pertenecer a una “organización desconocida” o de formar parte de una célula de nuestra Organización Revolucionaria sólo a base de su identidad política. Así acaban encarcelados esencialmente por, simple e únicamente, tener contacto o relación personal con guerrilleros urbanos y revolucionarios, o sea por ser fichados como “activos” en ámbito radical. De esta manera el Estado, de una parte, intenta de intimidar al ámbito radical y de otra parte aislar a los luchadores armados. Aquí y ahora, cada uno por su parte tiene que romper con ese miedo, poner de nuevo los hechos dados a la mesa, construir una nueva estrategia de ataque. No para retirarse y bastar en lo de “las cosas se han vuelto difíciles”, sino para reconocerlo como un elemento más que contribuye a nuestra propia evolución.

Como ya lo había dicho antes, se me está persiguiendo penalmente por haber convertido las palabras en práctica. Por haber convertido el odio y la rabia en material explosivo destinado a las casas de los jefes. Uno de mis objetivos es traer el miedo a sus filas. Para que necesiten vehículos blindados para moverse, para que precisen tener guardaespaldas hasta durante un paseo tranquilo, para que duerman con el miedo que su siguiente día puede ser su último. Por eso habíamos mencionado lo del “terrorismo revolucionario”.
“Y hasta si la violencia guerrillera de un artefacto explosivo o de una ejecución política no se compara con los genocidios y asesinados estatales, a pesar de todo sí que se trata de una pequeña transferencia del terror al bando del enemigo. El hecho que toda esa escoria que domina sobre nuestras vidas está obligada de circular en coches blindados, con unos pequeños ejércitos de escolta hasta durante una salida de entretenimiento es el precio más mínimo que tienen que pagar por el mundo que crearon para gobernar”.
En esta lucha tenemos que seguir sin dar ni un paso atrás. Así también la Organización Revolucionaria Conspiración de Células del Fuego fue creada, había evolucionado y seguirá propagando la acción revolucionaria y apoyando a la lucha armada hasta el final, siempre en frente, nunca arrestada.

PORQUE UNA CORRIENTE DE IDEAS NUNCA PUEDE SER ENCARCELADO

“No quiero que nos compadescan nuestros enemigos, ni tampoco los que cordialmente amamos. Por tanto escuchen la verdad: COMPAÑEROS, adelante a la guerra. Os estoy amando de todo mi corazón, fui y soy igual que vosotros, estoy con vosotros y también vuestro más gran enemigo. Es vuestro enemigo que tenéis que buscar, en vuestra guerra debéis luchar por vuestras ideas. Y si vuestra idea ganará, entonces la vuestra dignidad tiene que gritar: ¡HABÍA GANADO!”
Nietzsche.

NUESTRO DÍA VENDRÁ
POR UNA FEDERACIÓN ANARQUISTA INFORMAL/FRENTE REVOLUCIONARIO INTERNACIONAL
VIVA LA O.R. CONSPIRACIÓN DE CÉLULAS DEL FUEGO

De las galeras-cárcel de Trikala
Mihalis Nikolopoulos
Miembro de O.R. Conspiración de Células del Fuego
Miércoles, 25 de mayo de 2011

Postdata. El miércoles 18/5/2011 después de un enfrentamiento armado con los policias, queda herido y arrestado el revolucionario Theofilos Mavropoulos. Al Compañero le mando mi ferviente solidaridad y mucha fuerza. Igualmente mando una señal de fuego y un fuerte apretón de manos a sus compañeros. Todo sigue…

Fuente: http://liberaciontotal.lahaine.org/?p=3557

Compartir / Guardar en favoritos