Líderes de América Latina ven fracaso en guerra antinarco y proponen legalizar.

This entry was posted by on Jueves, 2 junio, 2011 at

La lucha contra el narcotráfico ha fracasado con consecuencias devastadoras en todo el mundo, prueba de ello es el aumento del consumo de cocaína y mariguana, denunció una comisión formada por expresidentes de México, Colombia y Brasil, entre otros políticos e intelectuales que, en cambio, proponen legalizar algunas drogas.
En un documento, la Comisión Global de Políticas Sobre Drogas, conformada por figuras como el expresidente Ernesto Zedillo, los intelectuales Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa, así como el exsecretario general de Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan, y el magnate Richard Branson, entre otros, demanda se adopten modelos de legalización y regulación del consumo de drogas, “especialmente de la mariguana”.
El reporte, que será presentado este jueves en Nueva York, destaca que “la lucha global contra las drogas ha fracasado, con consecuencias devastadoras para los individuos y las sociedades de todo el mundo”.
Más aún, advierte que tratar a los productores, distribuidores y consumidores de drogas ilícitas como criminales no ha funcionado y no ha reducido el suministro o consumo de drogas ilegales.
Y aunque el reporte no menciona el caso específico de México, asegura que los países que invierten en el control del narcotráfico a través del uso de fuerzas de seguridad, deberían enfocar sus actividades “represivas” sólo en organizaciones de crimen organizado y traficantes.
En el informe se sostiene que la guerra contra las drogas no reducido su consumo y, en vez de eso, ha llenado las cárceles, cuesta millones de dólares, dispara la delincuencia organizada y ha causado miles de muertes”.
Sin embargo, “la buena noticia es que los nuevos enfoques centrados en la regulación y despenalización han funcionado. Necesitamos que nuestros líderes, incluyendo a hombres de negocios, ver alternativas basadas en hechos.
“Necesitamos formas más humanas y eficaces para reducir el daño causado por las drogas. Lo único que no puede permitirse es el lujo de pretender que la guerra contra las drogas está funcionando, aclara el grupo de líderes regionales.
También solicita asegurarse de que estén disponibles una variedad de tratamientos contra las adicciones que han probado su éxito en países de Europa y Canadá.
Asimismo, plantea que “la aplicación de derechos humanos y nuevas políticas menos condenatorias para las personas que consumen drogas, así como a los implicados menos beneficiados de su tráfico, como los agricultores y los narcomenudistas”.
Por su parte, el expresidente colombiano César Gaviria dijo hoy a la AP que 50 años después de la primera Convención de ONU sobre Narcóticos, la llamada guerra contra la drogas, en términos de consumo, ha fracasado estrepitosamente.
“El hecho de que el mercado mundial de drogas haya crecido de forma permanente desde entonces es lo que hace que México esté viviendo estos problemas de violencia que se originan en el enorme poder que tienen los carteles de la droga mexicanos”, dijo Gaviria en una entrevista telefónica.
El presidente mexicano Felipe Calderón lanzó en diciembre del 2006 una ofensiva contra el crimen organizado que, sin embargo, no ha permitido reducir la violencia. La lucha se ha traducido en poco más de 40 mil muertos, varios de ellos civiles.
Calderón defendió recientemente en Nueva York su estrategia contra el narcotráfico, al declarar que México decidió hacerle frente y que la obligación de cualquier gobierno es “preservar los derechos de la gente”.
México ha de impulsar un “verdadero debate” sobre el tema en Estados Unidos, apuntó Gaviria.
El expresidente colombiano señaló que tomar un camino puramente represivo, llevando a traficantes y consumidores a la cárcel, se ha convertido en un inmenso negocio, y eso es lo que ha detonado la violencia que vive México.
Gaviria también admitió que la mejora de la situación de seguridad en Colombia no se ha traducido en una reducción significativa del flujo de drogas hacia el resto del mundo.
“Esta es una de las cosas que México ha de tener cada vez más claro. Es posible mejorar su seguridad, pero es posible que el tráfico de drogas hacia Estados Unidos no se disminuya de una manera significativa”, indicó.
De los aproximadamente 250 millones de consumidores de drogas en el mundo, la ONU estima que menos de 10% pueden ser clasificados como dependientes o “consumidores problemáticos”.
La ONU también ha calculado que entre 1998 y el 2008 el consumo de canabis ha crecido 8.5% en el mundo, mientras que el de cocaína 27% y el del drogas derivadas del opio, 34.5%.
Gaviria resaltó que la comisión representa la primera vez que un grupo de personas de alto nivel se reúne para hablar del tema de la legalización “de forma abierta”.

Fuente: http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/91899

Compartir / Guardar en favoritos