[Panfleto 1º Mayo] Tolerancia Cero para quienes queman nuestro futuro

This entry was posted by on Lunes, 2 mayo, 2011 at

Nota Hommodolars: ¿Seria interesante hablar sobre la marcha de hoy en el centro de santiago? Tal vez si, si lo que nos motiva es recalcar el estado putrefacto en el cual se encuentra la socialdemocracia. Volver a hablar de esa marcha y ese acto año tras año solo puede confirmar algo: el proletariado es, hoy por hoy, incapaz de generar una ruptura consistente en torno a las representaciones, a “sus” representaciones. Pero ello tiene arreglo. Nada aun esta perdido. Y es por esto, que panfletos como el que colgamos a continuacion nos parece importante difundirlos, pues muestran que la posibilidad de que los proletarios se reconozcan a si mismos como personas despojadas de su propia existencia y arrojadas a la maquinaria social del Estado/Capital, y por ende, necesitados de un cambio sustancial de la vida.

Una vez que se ha hecho mas acentuada la alienacion cotidiana del capitalismo sobre nuestras vidas, los-as proletarios-as (ustedes como nosotros) estamos ante la alternativa de rechazar completamente la totalidad de nuestra miseria. Ese momento no ha llegado, porque si bien existen minorias revolucionarias (como los firmantes de este panfleto) que han logrado ir develando las contradicciones propias de la sociedad de clases, logrando enunciar dicho rechazo, si esto no ocurre a nivel de organizacion revolucionaria del proletariado, conciente de su programa, no estamos ante la revolucion social, que es donde apuntamos, ¿o no compañeros-as?

El nivel de acumulacion capitalista es tal hoy en dia, que se hace necesario llevar adelante procesos complejos de alienacion, para lograr crear nuevas condiciones donde los-as proletarios-as puedan acceder a una infima parte del exquisito pastel de ilusiones que conforma la ideologia de la dominacion. De este modo se concreta la inversion de este mundo. Solo asi se entiende la incapacidad total en la que estamos como clase. Pero si el Capital acumula, acumula el proletariado. Y la Lucha de Clases vuelve a surjir como dinamica de enfrentamiento entre dos concepciones antagonicas del mundo. En el fulgor de dicha dinamica se devela tal cual es este mundo, cayendose las mascaras, volando los disfraces y quemando las mentiras.

Es asi como tajantemente exponemos que nuestra clase, el Proletariado, no ha sido suprimido. sigue existiendo irreductiblemente en la alienacion intensificada del capitalismo moderno: es la inmensa mayoria de los trabajadores que han perdido todo poder sobre el empleo de sus vidas, y que cuando lo saben, se redefinen como el proletariado, la negacion en accion que opera en esta sociedad. Logrando de este modo comenzar a realizar su existencia, y dejando atras el “parecer” y aventurandose en el “ser”.

Por eso afirmamos que cuando el proletariado descubre que su propia fuerza exteriorizada contribuye al fortalecimiento permanente de la sociedad capitalista, ya no solo bajo la forma de su trabajo, sino tambien bajo la forma de los sindicatos, los partidos o el poder estatal que él constituyó para emanciparse, descubre tambien, a traves de la experiencia historica concreta, que su clase es completamente enemiga de toda exteriorizacion fija y de toda especializacion del poder. Es portador de la revolucion que nada puede permitir externa a si misma.

TOLERANCIA CERO PARA QUIENES QUEMAN NUESTRO FUTURO

“Oh, caballeros, la vida es corta… Si vivimos, vivimos para marchar sobre la cabeza de los reyes.” W. Shakespeare

Hoy no es una fecha festiva. Que esté marcado como feriado en el calendario no lo hace igual a los otros pocos días de entre los 365 en que cada año aprovechamos para descansar un poco de la horripilante rutina a la que nos ha acostumbrado el trabajo asalariado.

Esta es una fecha, un día, como pocos, que fue arrebatado a la normalidad capitalista. Pero como todo enfrentamiento entre proletariado y capital, tuvo que pagarse con una tragedia: el encarcelamiento y ejecución de los Mártires de Chicago. Proletarios que a partir de las reivindicaciones a que el capital nos obliga a pelear, en tanto estamos obligados a vendernos como fuerza de trabajo, preparaban conscientemente el camino de la revolución social hasta el fin.

Hoy el capitalismo-espectacular superó la imaginación, superó las probabilidades, y sobrevive porque ha logrado adaptarse y mutar con gran eficacia. Se nos “representa” como la visión global y tolerante, pluralista y democrática, el fin natural del progreso -también natural- de la humanidad. La sociedad en que el “hombre/mujer libre” es capaz de decidir “sobre su vida”, en los escaparates del consumo, que ejerce la libertad de desplazarse en metro o micro de un punto a otro de los centros de distribución de mercancías humanas, animales, electrónicas y/o inanimadas.

En este mundo, invertido por la razón capitalista y estatal, la lucha frontal de los proletarios en contra del trabajo ha sido convertida en la “fiesta del trabajo”. O sea, en la celebración alegre y cobarde de nuestra propia esclavitud. No olvidemos que hoy los sindicatos nos mandan a marchar, a acumular fuerzas para “luchar por las reformas que el mundo laboral necesita” y así lograr el “trabajo digno”. Algunas “fuerzas de izquierda” hasta amenazan diciendo que los trabajadores no necesitamos a los capitalistas, ¡porque podemos auto-explotarnos y seguir trabajando autogestionadamente en la producción de nuestras propias mercancías!

Pero ¿por qué mendigar al Estado empleos “estables”? ¿Por qué seguir indefinidamente poniendo la vida al servicio de la acumulación de valor, de dinero, de mierda? ¿Para ser explotados-as indefinidamente? Nuestra clase no se va a levantar a estas alturas para reivindicar un “empleo estable”, un “trabajo digno”, un “trabajo decente”.

Ya pasaron los tiempos en que al luchar como clase exigíamos eternizar la propia servidumbre, la propia esclavitud cotidiana, en que se exigían cosas al Estado en su lenguaje propio de leyes y derechos, supervisores y reglamentaciones. Está más claro en todo el mundo que en 1886 el hecho de que aceptar las condiciones de explotación capitalista, su régimen salarial y su derecho al trabajo es una operación a la que sólo accedemos por la fuerza de la amenaza y la costumbre, por el terror económico y policial que impone sobre la casi totalidad de la gente desde hace unos cuantos siglos el Estado y el Capital (inseparables entre sí, como el Comunismo y la Anarquía). Pero está lejos de ser natural el aceptar venderse, el transformarse en cosa, en número de matrícula al servicio del capital y de la alta burguesía, de su estado y sus empresas, “públicas” y “privadas”, por eso siempre que existe miseria existe rebelión, y donde hay dominación estatal hay puntos de fuga que resplandecen dando una llama rojoscura.

Los izquierdistas de distintos colores nos dirán en este día que lo que nos falta es más democracia, o que el “poder” debiera volverse alguna vez “popular”. Pero los mecanismos de este sistema son tan democráticos como se necesita que sean en cada fase de desarrollo capitalista para que su clase acumule cada vez más dinero, y es obvio que ningún poder tiene por objetivo asegurarnos una existencia feliz y plena, sino que muy por el contrario, su objetivo es la destrucción de la unidad orgánica del proletariado y de sus intereses totales, en pos de la “organización” atomizada de los mismos según sus intereses parciales. Quieren hacernos luchar por los derechos correspondientes al individuo, las garantías del ciudadano (homus economicus), la vida de mierda del humano reducido a comprador y vendedor de mercancías.

Los sindicatos y partidos políticos son órganos vitales del Estado (siempre) burgués para desempeñar tal función. El verdadero partido comunista histórico es el proletariado en su más amplia expresión realizando simultáneamente la destrucción del poder y de la economía capitalista, interrumpiendo para siempre la producción de mercancías mediante actos ininterrumpidos de comunización.

Aprovechamos este día para expresar en actos nuestra más grande solidaridad con los-as proletario-as que viven y luchan en sus respectivos territorios alrededor del globo.

Reapropiémonos de la vida y reafirmemos nuestra humanidad. ¡Los proletarios del mundo reunidos en Chicago en 1886 no estaban luchando por trabajar más sino menos! Preparemos el futuro desarrollando y fortificando los lazos entre proletarios-as, construyendo redes de resistencia invisible afuera y contra toda mediatización, solidarizando activamente con los/ as compañeros/as castigados más duramente por el Estado/Capital, afuera de todo partido de izquierda o derecha, de todo sindicato, de toda asociación formal, de toda ONG… para hacer posible el único futuro humano que pueda poner definitivamente término a este horror que parece sin fin: la comunidad humana.

¡DICTADURA (ANTI-ESTATAL) DEL PROLETARIADO PARA LA ABOLICIÓN DEL TRABAJO ASALARIADO!

Núcleo De Agitación Comunista

Redes Por La Autonomía Proletaria

Comité De La Imaginación

PDF - 61 KB


x Núcleo de Agitación Comunista/Redes por la Autonomía Proletaria/Comité de la Imaginación
Fuente: http://hommodolars.org/web/spip.php?article3983

Compartir / Guardar en favoritos