Armas de desinformación masiva

This entry was posted by on Viernes, 18 febrero, 2011 at


El asunto de la información es particularmente importante en nuestros días.
Cada uno de nosotros somos nuestros pensamientos, sentimientos, ideas, motivaciones, deseos… pero cuánto influyen en ello, en lo que somos, la información que recibimos de afuera?.
Nuestras conductas están determinadas también por la desinformación que recibimos de la publicidad, reallity shows, telebasura, etc.
Todo desde los púlpitos manipuladores de las conciencias pasivas y agotadas, que se sientan frente a los medios a la espera de que nos aligeren de la dura carga que supone vivir cada día.
Y es aquí, precisamente, cuando más receptivos estamos a dar por bueno todo aquello que recibimos.
Debemos ser conscientes de que somos el fruto maduro de los medios de comunicación, que nos convertimos en sus siervos que y sin los cuales parece que no somos capaces de funcionar.
Como consumidores alienados de lo externo, nos han expropiado nuestra libertad de elección.
Hoy, la fidelidad a la comunicación, la verdad y la libertad ha ido a parar la basura y ha sido reemplazada por el subjetivismo interesado, la censura, la codicia, la manipulación, la corrupción, la prepotencia, en aras del “bien común” que en realidad es la homogeneidad, el estereotipo y la adaptación a un entorno que sólo satisface a unos pocos.

Fuente: ecoportal.net

Compartir / Guardar en favoritos