La juventud de Gaza explota

This entry was posted by on Miércoles, 5 enero, 2011 at

Que se joda Hamas. Que se joda Israel. Que se joda Fatah. Que se joda la ONU y la Unrwa. ¡Que se joda América! Nosotros, los jóvenes de la franja de Gaza, estamos hasta los cojones de eso de Israel, del Hamas, de la ocupación, las violaciones permanentes de los derechos del hombre y de la indiferencia de la comunidad internacional. Queremos gritar, romper el muro del silencio, de la injusticia y de la apatía lo mismo que los F16 israelíes hacen con la barrera del sonido por encima de nuestras cabezas, aullar con toda la fuerza de nuestras almas para expresar toda la rabia que esta situación podrida nos inspira. Somos como piojos apretados entre dos uñas, vivimos una pesadilla dentro de otra pesadilla. No queda espacio para la esperanza, ni hueco para la libertad. No podemos caer más en la trampa, en esta confrontación política permanente, y noches más negras que el hollín bajo la amenaza de los aviones de caza que giran encima de nuestras casas, con campesinos inocentes que son disparados simplemente porque van a cuidar sus campos en la zona “de seguridad”; hartos de barbudos que se presentan cargados de armas y abusan de su poder, encarcelando los jóvenes que tienen sus ideas, y del muro de la vergüenza que nos corta además del resto de nuestro país y nos encierra en una faja de terreno del tamaño de un sello.

Estamos hartos de ser retratados como terroristas, fanáticos nacidos con explosivos en nuestros bolsillos y el mal en nuestro ojos; hartos de la indiferencia que encontramos por parte de la comunidad internacional, los llamados expertos en asuntos urgentes y resoluciones rápidas pero cobardes para reforzar cualquier cosa con la que estan de acuerdo; estamos hartos y cansados de vivir una vida de mierda, siendo hechos prisioneros por Israel, el Hamas dandonos palizas y completamente ignorados por el resto del mundo.

Hay una revolución que bulle en nosotros, una indignación enorme que acabará por demolernos si no encontramos el medio de canalizar esta energía inmensa para devolver en causa el statu quo y darnos un poco de esperanza. El último golpe que todavía agravó nuestra frustración y nuestra desesperación se produjo el 30 de noviembre, cuando milicianos del Hamas desembarcaron en la sede de Sharek Youth Forum (http://www.sharek.ps) una organización juvenil muy activa en la franja de Gaza) con sus fusiles, sus mentiras y su agresividad. Echaron a todo el mundo afuera, detuvieron y encarcelaron a varias personas, impidiéndole a Sharek de perseguir sus actividades; algunos días más tarde, manifestantes reagrupados delante de la sede de Sharek fueron agredidos, pegados y por algunos encarcelados.

Verdaderamente estamos viviendo una pesadilla dentro de otra pesadilla. No es fácil encontrar las palabras para describir la presión que se ejercita sobre nosotros. Difícilmente sobrevivimos a la operación “Plomo endurecido ” de 2008-2009, cuando Israel nos molió a palos eficazmente, destruyó millares de viviendas y todavía más vidas y sueños. No acabaron con Hamas como era su intención pero nos asustaron para siempre y distribuyeron el síndrome del “estrés post-traumático” a cada uno de nosotros, porque no teniamos a donde ir para huir de las bombas.

Somos una juventud con un peso en el corazón. Llevamos en nosotros un peso que nos agobia tanto que nos impide admirar la puesta del sol: ¿cómo podríamos, mientras nubes oscuras cierran el horizonte y memorias horrorosas pasan en nuestros ojos cada vez que los cerramos? Sonreímos para esconder el dolor, nos reímos para olvidar la guerra, guardamos la esperanza para no suicidarnos aqui y ahora. Durante la guerra, tuvimos el inconfundible sentimiento de que Israel quería borrarnos de la faz de la tierra. Durante esos últimos años, Hamas hizo todo lo posible para tomar el control de nuestros pensamientos, de nuestro co
mportamiento y aspiraciones. Somos una generación de jóvenes utilizados para enfrentarse a los misiles, perseguir lo que parece ser una misión imposible de tener una vida normal y saludable y somos apenas tolerados por una organización tentacular que se extendió a través de nuestra sociedad, como un cáncer malicioso determinado a destruir en su propagación todas las células vivas, pensamientos y sueños, tanto como paralizar a cada uno de nosotros haciendo reinar el terrorismo. Y todo esto llega a la prisión que se hizo la franja de Gaza, una prisión impuesta por un país que se pretende democrático.

De nuevo la historia se repite en toda su crueldad y nadie parece preocuparse. Tenemos miedo. Aquí, en Gaza, tenemos miedo de ser encarcelados, interrogados, pegados, torturados, bombardeados, matados. Tenemos miedo de vivir, porque cada paso que hacemos debe ser cuidadosamente considerado y bien pensado, porque hay obstáculos por todas partes, no nos podemos mover como queramos, ni decir lo que queremos, ni hacer lo que queremos, a veces incluso no podemos pensar lo que queremos, porque la ocupación coloniza nuestros cerebros y nuestros corazones, y es tan horrible que nos daña y nos da ganas de derramar lágrimas inagotables de frustración y de rabia.

No queremos odiar, no queremos sentir todos esos sentimientos, ya no queremos ser víctimas. ¡Basta! Basta de dolor, lágrimas, sufrimiento, controles, limitaciones, de justificaciones injustas, terror, tortura, excusas, bombas, noches sin dormir, de civiles matados, memorias negras, de futuro sombrío, presente desesperante, de políticas insensatas, políticos fanáticos, tonterías de religión, basta de encarcelamiento! Decimos BASTA! ¡Esto no es el futuro que queremos!

Tenemos tres exigencias: queremos ser libres, queremos tener la capacidad de vivir una vida normal. Queremos paz. ¿ Quizás sea pedir demasiado? Somos un movimiento pacifista formado por jóvenes de Gaza y simpatizantes de cualquier otra parte que no descansará mientras la verdad sobre Gaza no sea conocida por el mundo entero, y hasta tal punto que la complicidad tácita y atronadora indiferencia ya no sean aceptadas.

¡ Este es el manifiesto de la juventud de Gaza para el cambio!

Vamos a comenzar por destruir la ocupación que nos asfixia, por liberarnos del encerramiento mental, por recobrar nuestra dignidad y la estima de nosotros mismos. Guardaremos la cabeza alta aunque encontremos resistencia. Trabajaremos de noche y de día para cambiar las miserables condiciones en las que vivimos. Allí dónde nos topemos con paredes, construiremos sueños.

Solo esperamos que ustedes – sí, ustedes, que están leyendo estas líneas ahora mismo! – nos apoyen. Para saber de qué manera, por favor escriban en nuestro muro o pónganse directamente en contacto con nosotros :freegazayouth@hotmail.com

Queremos ser libres, queremos vivir, queremos la paz.

JUVENTUD DE GAZA LIBRE!

fuente: alasbarricadas.org

Compartir / Guardar en favoritos