Contribución para la lucha revolucionaria e insurreccional contra el Estado/Capital en México

This entry was posted by on Miércoles, 22 diciembre, 2010 at

“Tanto la Actividad Insurreccional, como la Propagandística y cultural solo son formas en las que se expresa el Movimiento Revolucionario y ambas son compatibles entre sí, buscar deslegitimar la violencia y a los compañer@s que la emprenden es en sí un acto contrarevolucionario, pues esta actitud no visibiliza al Movimiento Revolucionario como el conjunto de tenciones de los individuos contra la dominación”

A finales del siglo XX y principios de este catastrófico sigo XXI muchos de los revolucionari@s nos empezamos a cuestionar las experiencias revolucionarias del pasado, comparando aquellas realidades con el presente inmediato en el que se desenvuelve nuestra vida. Empezaron nuevas visiones de crítica al partido, al sindicalismo (incluido el anarco-sindicalismo), al federalismo, a la cuestión cuantitativa y cualitativa del movimiento revolucionario y se empezaron a dilucidar ciertas novedades en el campo de la lucha, relativamente. Nació lo que hoy conocemos como insurreccionalismo, la búsqueda de atacar los sistemas de dominación del Estado y el Capitalismo, simplemente por el mismo hecho de que su existencia es insultante para el desarrollo individual y colectivo en libertad, los ataques de solidaridad, la teorización de los grupos de afinidad y un largo etc. sin embargo creo que un punto importante a retomar, en tanto a la vaguedad de muchos de los comunicados de grupos anarquistas insurreccionales en torno a la lucha revolucionaria, el individuo y la clase en el campo de la guerra social.

Los comunicados de diversos grupos empezando con el ya cliché “Nos escabullimos por la noche, burlando, atacando, vestidos de negro, etc” que escriben, que no son clasistas, que eso ya lo han superado, que son individualistas, que no vana luchar por nadie, no defenderán los intereses de la clase trabajadora, etc.

Sin embargo en estas afirmaciones los compañer@s mas que superar el llamado clasismo que combaten, solo ideologizan e idealizan la forma de lucha que llevan a cabo, exaltándose a si mismos, separándose del movimiento social, deslegitimando la lucha de masas. Lo que estos compas no han analizado es que la Lucha de Clases no es una ideología. Las clases sociales son una realidad existente, es lago palpable, algo material, no es un invento de las mentes de Marx o de Bakunin o de esos revolucionarios del siglo XIX.

He conversado con compañer@s que apenas dices “Lucha de clases” y te tachan de marxista, de rojo, de autoritario, de partidario de los partidos, de las organizaciones pesadas, de plataformista. Sin embargo en esas palabras refleja la idealización y dogmatismo que se hacen a algunos de los textos insurreccionalistas que han circulado, sin (en mucho de los casos) analizar concretamente inclusive su contenido. Es decir que lo que más importa es a quien hayas leído o como te etiquetes que las posiciones concretas frente a la miseria impuesta de la realidad existente, por las cuales te pueden tachar de compañer@ o de enemigo.

Pobre de ti si llegaste a conclusiones demasiado parecidas a las de aquell@s compas, leyendo textos de Marx y autores Marxistas (lejos del leninismo, estalinismo, trotskismo etc.). Ay de ti si no leíste a Alfredo María Bonanno, sino leíste el panfleto de Ai Ferri Corti o algún otro del Frente de Liberación Animal o de la Tierra. Y pobre, pobre de ti si en algún momento llegaste a leer, analizar y discutir la Plataforma Organizacional de los Comunistas Libertarios del grupo Dielo Trouda o de los compas que no tienen un pasado de estudio teórico, pero que al calor de algún conflicto, de alguna revuelta se convirtieron en la filas de la Revolución. Que importa si alguien no se reivindica bajo el membrete de “Anarquista” cuando practica y promueve practicas de autogestión de la lucha, auto-organización, etc.

Las verdades absolutas no existen, convertir a un texto revolucionario en una Biblia es nefasto, creer que solo los anarquistas tienen la razón, prejuzgar a compañeros sin haber comprendido sus conceptos, no es más que dogmatismo puro.

Hoy vemos en los textos, periódicos y panfletos que circulan por ahí de diferentes autores, (Anarquistas o no, Concejistas, Autónomos, Insurreccionales, Marxistas, Situacionistas o los que sean), apuntes teóricos para la Revolución social, es decir, solo son parte del arsenal que tenemos los revolucionarios en contra del Estado y el Capital y de los cuales tomaremos lo mejor, lo que más nos convenga y lo cual se adapte mejor a la realidad existente. No lucharemos por la imposición o adhesión de tal o cual corriente ideológica, sino por la búsqueda de la clarificación social e individual, la identificación del enemigo en pos del ataque y destrucción de toda forma de opresión, en contra del Estado/Capital, su aberrante burguesía y sus sistemas de control. La lucha Revolucionaria no pertenece a una ideología sino es la expresión del enfrentamiento directo entre oprimidos contra los opresores.

La visión que algún@s tenemos sobre la lucha revolucionaria insurreccional, la comprendemos de una manera muy amplia (y todo esto está sujeto a debate). Es decir la insurrección individual y la insurrección social, ambas inseparables. La insurrección individual, en la cual el individuo busca liberarse de la función totalizadora que ejerce el capitalismo sobre él y dentro del cual buscará realizarse por los medios que pueda y en la medida de lo posible, y la insurrección social, inseparable y complementaria de la individual que es la búsqueda de alivianar las condiciones de explotación y dominación y la superación material de la realidad existente, es decir la Revolución Social de l@s oprimid@s y explotad@s que de muerte a la Sociedad de Clases, al Estado, al Capitalismo y sus Cárceles. Esto en pos del desarrollo integral y la realización individual y colectiva basadas en la libertad, en un panorama donde las condiciones sociales sean aptas para ello, es decir en la Anarquía, en Comunismo. Por lo tanto pretender separar al individuo de la comunidad, o crear un dilema entre individuo y comunismo, es una falsedad. Ambos son complementarios.

Creemos que la revolución debe ser integral y así como dice el panfleto Ai Ferri Cortí “La revuelta necesita de todo: diarios y libros, armas y explosivos, reflexiones y blasfemias, venenos, puñales e incendios. El único problema interesante es como mezclarlos.” Más claro no puede ser, no podemos pregonar la inamovilidad en la práctica y el método. Tenemos que buscar arrebatar de cualquier forma que nos sea posible a beneficio propio todo lo que nos ha robado el Capitalismo.

Sin embargo no podemos medir el avance del movimiento revolucionario en torno a cuantas victorias se han obtenido, por ejemplo, si se ha ganado una huelga, si se ha logrado la no implementación de tal o cual ley, etc. ello aunque importante, es secundario para el desarrollo cuantitativo y cualitativo del movimiento, sino mas bien, en la enseñanza y el grado de conciencia revolucionaria y auto-organización que ha generado en los individuos cualquier lucha. Es decir, perder o ganar no dará un avance verdadero al movimiento revolucionario, una de las victorias continuas que tiene el movimiento revolucionario es hacer que los individuos cuestionen la realidad existente y se atrevan a romper con ella. Lo cual será la base para la Victoria Total frente a esta sociedad, que solo se puede alcanzar por la vía de la Revolución Social.

Por lo tanto es menester nuestro, emprender tantas y cuantas actividades propagandísticas y culturales se puedan, ya sean Centros Sociales, Bibliotecas, Periódicos, panfletos, Conferencias, discusiones y debates, conciertos, etc. y de la manera más constante que den visibilidad y calidad de acción al movimiento revolucionario. Como decían los viejos anarquistas de la Revolución Española “…si, se tuvo que usar la pistola cuando se tuvo que usar, pero la Revolución se gesto gracias a la labor Cultural de los Anarquistas”.

Sin embargo se hace la necesidad de hacer extensiva la lucha y la guerra social lo más posible, para que se aceleren las contradicciones entre el individuo y el sistema, lo cual solo pude efectuarse por la vía de la Acción Directa y la Solidaridad. Es de vital importancia hacer reaparecer en México y en muchos países, la táctica de la Huelga Salvaje Revolucionaria y los Grupos de Acción y Sabotaje. Pero que se debe llevar a cabo, según creemos, inversamente a la visión de crear una organización, crear una línea, formar a sus componentes, prepararlos, darles una guía y de ahí buscar crear los movimientos sociales para incidir en ellos en base a su ideología, lo cual pone en primer plano a la organización y su manutención que al conflicto de clases. Al contrario creemos que debemos actuar dentro de las luchas sociales ya existentes y a partir de ahí buscar que se genere la auto-organización y la identificación del enemigo. Ahí los revolucionarios debemos de incentivar la discusión brindando posturas que no solo analice la situación presente del conflicto (es decir la consecuencia) sino su causa originaria (las cuales son directamente relacionadas al Estado/Capital y su cultura) y la participación de las personas como individuos consientes y no como borregos manejables por cualquier dirección que los lleve a reafirmar su s cadenas de esclavitud a través de migajas sociales.

La Huelga Salvaje Revolucionaria como táctica generalizada dentro del movimiento de los trabajadores en México ha tenido casi una nula cabida, si lo comparamos con países como Grecia, España y Francia. Así como la discusión en torno a las estructura de clase tradicionales como los sindicatos y organizaciones permanentes fácilmente recuperables para el Estado/Capital. La lucha Horizontal, Asamblearia y directa (sin intermediarios) y la superación de los falsos dilemas que se nos imponen, entorno a elegir defender tal o cual forma de explotación como las empresas privadas o estatales, nacionales o extranjeras, los cuales nos conducen a defender los intereses de alguna de las burguesías en pugna por el mercado para explotarnos, (como por ejemplo la lucha que se ha dando en torno a la defensa de la Empresa Estatal Luz y Fuerza del Centro auto disuelta por decreto gubernamental).

Es de vital importancia, teniendo en cuenta que para la defensa de nuestros interese inmediatos, no debemos de preocuparnos más que por nosotr@s mism@s y no en la falacia de la estabilidad económica, la economía nacional y demás babosadas Capitalistas. He aquí ciertos puntos importantes sobre los cuales trabajar y volver a poner en la mesa de discusión y en boca de todos los revolucionarios y anarquistas que se planteen la caída de este sistema, en tanto que nuestra acción podrá dar paso a La Revolución social y a la Anarquía, en la medida en que logremos paralizar la economía y tomar rienda de una vez por todas del curso de nuestras vidas.

Pero ahora, hablando en el campo de los Grupos de Acción y Sabotaje, estos han ido en crecida en México y en el mundo en los últimos años, cada uno con sus particularidades propias, pero es algo bueno. En la medida que estos cada vez se vallan conjugando con el movimiento social dándole continuidad a todos los emprendimientos que haya hecho el movimiento, debería irse generalizando esta conducta, que podría desembocar en momentos de crisis entre los individuos y el Capital que cada vez hace mas insoportable la existencia, en insurrecciones que traigan muchas cosas buenas y en el mejor de los casos una Revolución.

Pero hay una cuestión que queremos recalcar en torno a estos grupos de acción violenta, y es que me preguntaba en una discusión un compañero, “¿pero que lograron las guerrillas como la Liga Comunista 23 de septiembre u otras como el ERPI(Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente)”? y yo le respondí con otra pregunta “¿Qué han ganado los grupos anarco-insurreccionalistas en Chile, México y el mundo?” la cuestión ahí, lejos de el Autoritarismo, Reformismo o Bolchevismo de las guerrillas clásicas de los 60`s y 70`s o lo a favor o en contra que pueda alguien estar por los grupos anarco-insurreccionales de acción, es el rol que se le asigna a dichos grupos. Aquí una vez más caemos en la hipótesis anteriormente planteada, del “Ganar o Perder”. Si respondiera a mi compañero, le tendría que contestar que tanto las guerrillas setenteras como los insurreccionales actuales, no han logrado nada (en un sentido de obtener algo) no han hecho la Revolución, pero no por esto nos tenemos que decepcionar, sino mas bien darle el valor y rol que están jugando dichos grupos, para la contribución a la lucha.

Estos grupos juegan un rol importante en la lucha revolucionaria, pero hay que entender de primera intención algo, que la Sociedad actual en la que vivimos, el Estado y el Capitalismo en cualquiera de sus formas y pre-formas son en sí un orden que divide los intereses, los hace antagónicos, genera clases y por tanto un conflicto. Ya se ha dicho antes, el Estado es por dentro y por fuera Guerra y dado que la sociedad en que vivimos es una Guerra, en esta habrá bandos antagónicos. Como diría el Grupo Dielo Trouda “No existe una única humanidad, existe una humanidad dividida: Explotados y Explotadores” y bueno, tod@s sabemos de qué bando somos, pero no tod@s los explotados han asumido una posición beligerante frente al otro bando, debido precisamente a la alienación, manipulación y control social enraizada en las mentes de l@s oprimid@s y explotad@s en la cual se vislumbra como máximo ideal el de ser un parasito explotador que vive del sudor de los demás, a diferencia de los explotadores (la burguesía y los políticos) quienes desde su nacimiento tienen muy bien arraigado desde que trinchera luchan y cual bandera defienden.

En México, en estas últimas dos o tres décadas de Guerra Social y de Clases la burguesía ha venido asestando golpes y golpes, empeorando las condiciones de vida, empobreciendo a la población, destruyendo las relaciones sociales comunitarias, embruteciendo a los individuos, reprimiendo las manifestaciones, encarcelando, desapareciendo y asesinando compañer@s y la respuesta que se ha dado mayoritariamente, tal vez por la lastre liberal, izquierdista, reformista, pacifista y democrática de los movimientos sociales, no ha sido más que la resistencia, es decir contener los ataques y en el peor de los caos quedándose como espectador, mientras vemos como la represión se arrecia, claro!!, esto con sus respectivas excepciones –como siempre- con ciertos grupos de gentes por ejemplo en el levantamiento en Oaxaca en el 2006 o Atenco en el 2004.

El movimiento revolucionario ya lo hemos dicho antes, necesita ser integral y por lo tanto no puede limitarse a la Resistencia frente a los embates del Estado/Capital, debe resolver por lo tanto, el asumir la Ofensiva, así como el enemigo de clase lo hace. Y es así como gracias a la necesidad y no menos a la influencia de países como Chile y Grecia que en México se está asumiendo la Ofensiva Revolucionaria, claro con nuevas y mejores características que la diferencian de la violencia reformista de las guerrillas Marxista-Leninista, como lo es la informalidad y la descentralización, a esto debemos darle su merecido reconocimiento a los grupos de ecologistas revolucionarios y eco-anarquistas, salud por ell@s. Esto es lo que estábamos esperando y que mucho nos tardamos en desarrollar, no para “Ganar o Perder” como se mencionó antes, sino para responder todos los ataques que el Estado/Capital nos asesta, para solidarizarnos con los compañer@s encarcelados dándoles aliento para seguir luchando, para vengar el asesinato de algún/a otr@ compañer@, para responder a la represión, para apoyar alguna huelga o movimiento, para oponerse a tal o cual ley o acto de la autoridad, para extender la conflictividad y darle auge, entendiéndose como sea simbolismo o actos concretos, declarándole la Guerra a la Guerra.

Y si estos grupos pueden ayudar a financiar al movimiento revolucionario, que mejor!! Que las expropiaciones sean en beneficio de la causa!! Y que no vengan los pacifistas o los contenedores sociales, los anarquistas de café o los conciliadores a criticar que toda acción que no sea emprendida fuera del movimiento social visible ó, sea realizada individualmente signifique “actuar en nombre del proletariado” y que nos condenen a la espera de sus cacareadas condiciones objetivas, la implementación de alguna ley de mejora o su rechazo pequeño burguesa a la violencia. Pero además el acto individual es totalmente valido, como acto de placer y auto-afirmación de la libertad individual y la toma de conciencia, por todas las ataduras a las que los individuos nos hemos visto sometid@s por esta sociedad y los símbolos e instituciones que la representan.

Tanto la Actividad Insurreccional, como la Propagandística y cultural solo son formas en las que se expresa el Movimiento Revolucionario y ambas son compatibles entre sí, buscar deslegitimar la violencia y a los compañer@s que la emprenden es en sí un acto contrarevolucionario, pues esta actitud no visibiliza al Movimiento Revolucionario como el conjunto de tenciones de los individuos contra la dominación y de lo contrario lo visualiza como una ideología, como una lógica a seguir ajustada a su visión, como un algo monolítico. Pero algo que aseguramos en su totalidad es que la Revolución y la emancipación social no se van a dar haciendo suplicas o intentándose entender con los detentores del poder, ya que la sociedad de clases se ha creado y se mantiene a través de la violencia, sea física o psicológica y la clase dominante defenderá su condición social a capa y espada, es decir, con violencia.

Y me remito a los hechos para afirmarlo, aun y cuando en los movimientos sociales no se ha demostrado toda su proyectualidad auto-organizativa y revolucionaria, mostrándose inclusive con tintes reformistas, aun así la brutal represión, la militarización, las desapariciones y el asesinato político son las tácticas de los Poderosos por excelencia. Lo que se ha construido con violencia se derrumbara con violencia, claro revolucionaria. Sin embargo existe el riesgo de caer en el fetichismo e idealización de la violencia y más que nada de la estética que proyecta, por lo cual hay que ser reflexivo ante el momento y forma en que se llevan acabo las acciones insurreccionales y las consecuencias que conllevan, sin por ello se tenga que apaciguar eternamente la voluntad de hacer el acto.

Pero la cuestión aquí no radica en el ser pacifico o violento, sino en autogestionar la lucha en torno a las necesidades y situaciones que presenta la conflictividad, y en hacer de nuestras vidas un conflicto cotidiano contra la dominación. ¡¡Que se proyecte con lo infinito de la imaginación!!.

¡¡Por la extensión de la Guerra Social y la Conflictividad de Clases!!
¡¡Por el derrumbamiento del Estado, el Capitalismo y sus Cárceles!!
¡¡Por la destrucción de la Sociedad de Clases!!
¡¡Por la Revolución Social!!
¡¡Viva la Libertad!! ¡¡Viva la Anarquía!! ¡¡Viva el Comunismo Libertario!!

México, 2010

x Sujeto Incógnito
Fuente: La Haine

Compartir / Guardar en favoritos